Abuelas y abuelos toman el poder

Estos seres sabios se apropian del mundo del usuario y la clave de acceso para gestionar sus bonos en la Plataforma Patria

Gradillas es una de las cuatro esquinas que limitan con la Plaza Bolívar. Allí hacen vida vendedores ambulantes, grupos de estudio, así como un nutrido grupo de adultos y adultas mayores. Los miércoles y viernes es usual ver a los “abuelos” en la cola para recibir su ejemplar de Ciudad CCS.

La Escuela para Comunicación Popular Yanira Albornoz, ECPYA, queda en el piso seis del edificio Gradillas, ubicado en la esquina en cuestión. Quienes la visitan saben que la altura de la construcción de mediados del siglo XX, convierte el 6º en un piso 12º y no hay ascensor. Esa fue la principal limitación que tuvimos al diseñar los talleres ¿Los vamos a hacer subir seis pisos? ¿Será que suben?

Fue así como el caluroso mayo hizo de las suyas con los 30 adultos y adultas mayores que asumieron el reto, no solo de aprender a gestionar los bonos de protección social asignados por el Estado, sino de “echarse” los famosos seis pisos con cara de doce.

De la casa azul a la casa roja

El profesor Isilio Rodríguez, en su intención de acercar el conocimiento a los participantes, nos cuenta que propuso una metodología basada en dos casas.

Una casa azul, que representa al correo electrónico; y una casa roja, que representa al Sistema Patria. Ambas casas tienen las puertas cerradas y los usuarios deben aprender a utilizar la llave, tanto para abrir y entrar como para salir y dejarla bien cerrada. Una vez familiariarizados con las dos casitas, deben incorporar el teléfono celular en el manejo de www.patria.org.ve.

Nos cuenta Rodríguez que utilizó la estrategia de las dos casitas porque, a veces, a los adultos mayores les cuesta diferenciar entre el correo electrónico y la página de Patria, y que entre ellas se envían notificaciones a través del teléfono celular.

Participantes muestran destreza frente a la máquina

Ganar confianza

“Lo importante de esto es que los adultos mayores se familiaricen con el mundo del usuario y la clave, que en eso se traduce el acceso a internet. Para revisar sus cuentas bancarias, correo electrónico y la Plataforma Patria deben tener usuario y clave. Suelen frustrarse porque se les olvidan detallitos como la mayúscula, la ausencia o presencia del punto o espacios en las contraseñas. Y como no tienen éxito, delegan la función en otra persona y no se sienten seguros”, señala el profesor Rodríguez.

Algunos, luego de confesar que en ocasiones habían sido robados y que les molesta depender de otros para gestionar sus bonos, anotaban su clave celosamente para que nadie las pudiera ver. “Hubo un participante que se apropió tanto de su clave, que un día la computadora se la pidió y no se la quería dar”, comenta Rodríguez.

Reflexiones en torno a Patria

Elena Álvarez es la única mujer que participó en el último taller Gestiona el Sistema Patria. Durante la actividad con el profesor y el equipo de la escuela, nos habló de lo que en su criterio significan las tecnologías de información para los adultos y adultas mayores. “Desde que llegaron esos bonos, nosotros hemos recorrido un viacrucis. Al principio no teníamos una oficina física a donde ir a decir: ‘Mira, nos pasó tal cosa’. No sabíamos cómo resolver un problema. Que finalmente es un asunto técnico, un problema de asociación. No sabíamos interactuar con la máquina. Ahora ella me pregunta y yo le respondo”.

Jésus Vega resaltó la paciencia del profesor para transmitir los conocimientos. Los ojos del profesor Isilio se tornan vidriosos cuando Vega afirma que salió “como quien dice, de la oscuridad a la claridad”.
______________

Click y Patria

En la ECPYA nos propusimos enseñar a utilizar la Plataforma Patria y encontramos que la mayoría de los participantes nunca había utilizado una computadora.

La atención personalizada sustituyó al video beam y 30 adultos mayores, divididos en cuatro grupos, fueron alfabetizados digitalmente a través del sistema.

Cada grupo trabajó durante 12 horas y logró gestionar sus bonos.

DAYON MOIZ / CIUDAD CCS
FOTOS YRLEANA GÓMEZ Y LAS PARTICIPANTES

Únase a la conversación