Argentina eliminada del baloncesto femenino por el uniforme

Perdió todos los puntos por negligencia logística

La selección femenina de baloncesto de Argentina recibió una dura lección en los Juegos Panamericanos Lima 2019 al perder todos los puntos frente a Colombia por ‘negligencia logística’, un error que les costó seguir en el campeonato.

Todavía no lo pueden creer. Los medios argentinos hablan de «frustración», «papelón internacional»… verdaderamente lamentable. La selección femenina de básquet restó importancia a un requisito indispensable de toda competición deportiva: la indumentaria.

Las Gigantes, como se conoce a la selección argentina, salieron a la cancha este 7 de agosto con el mismo uniforme azul que sus rivales de Colombia. Ambos equipos hicieron entrenamiento durante 30 minutos antes del juego y nadie se había percatado de que estaban con el mismo uniforme.

Al darse cuenta del detalle, los organizadores del torneo suspendieron el encuentro provisionalmente para solucionar dicha coincidencia, supuestamente los dos equipos debían tener el color oficial y el alternativo. Pero no fue así.

Las Gigantes debían salir a la cancha con los colores titulares y la selección sólo había llevado la camiseta alternativa, una responsabilidad que obviamente recayó sobre los representantes.

Luego de infructuosas gestiones desde la dirigencia, que incluyeron a Gerardo Werthein, presidente del Comité Olímpico Argentino, los resultados fueron los peores. Una pantalla en la cancha de básquet limeña anunció que Argentina perdía todos los puntos por negligencia logística.

Según publicó La Nación, se armó tal revuelo que, poco después del episodio, el jefe de equipo Hernán Amaya y la directora de Desarrollo del básquet femenino, Karina Rodríguez presentaron la renuncia a sus respectivos cargos, lo que quedó reflejado en un tuit de la Confederación Argentina de Básquetbol.

Los organizadores argentinos solicitaron que se postergara el juego para dar tiempo a gestionar unas remeras blancas (sin numeración) que fueron compradas en un shopping.

Incluso, la Confederación Argentina de Baloncesto (CABB) llegó a anunciar que las nuevas camisetas habían llegado al estadio, provenientes de la Villa Panamericana, pero ya era tarde: las colombianas se negaron a jugar y Las Gigantes perdieron «en el calentamiento».

Según estipula el procedimiento, el jefe de equipo, en este caso Hernán Amaya, debe concurrir a una reunión previa en donde se le indican este tipo de detalles. Amaya apuntó el color equivocado y esto le costó la eliminación a Las Gigantes, que habían perdido en su primer partido ante EEUU.

Ciudad CCS / Sputnik

Únase a la conversación