Asalia Venegas, la mujer

Mercedes Chacín

“Nuestra Latinoamérica tiene nombre de mujer, Venezuela tiene nombre de mujer. Nuestra Constitución, también. Hablamos de la Madre Tierra, igual, en femenino. Lo femenino permea la historia, las luchas por conquistar libertades. En la liberación de nuestros pueblos, escribieron páginas notables de la gesta, nombres como Manuela Sáenz, Juana Azurduy, Luisa Cáceres, Gertrudis Bocanegra, Policarpa Salavarrieta, Ana María Campos, Josefa Camejo, entre muchas otras”.

Así empieza la presentación del libro Chávez en tinta de mujer (Ediciones Correo del Orinoco, 2012), donde Asalia Venegas, en rol de editora, hace realidad su proyecto de imprimir la palabra de 13 mujeres venezolanas quienes desde distintos puntos de vista, experiencias y vivencias cuentan y narran la revolución bolivariana a través de Hugo Chávez Frías. Advirtió Asalia la importancia de compendiar esas miradas bajo un título hermoso, por demás revelador del contenido, no solo porque está escrito por una pequeña muestra de mujeres testigos de la historia de un país, sino porque la edición transpira el amor que la impulsó a hacer realidad un proyecto para el que curiosamente usó herramientas comunicacionales antiguas: tinta, papel, palabra e imagen, es decir, un libro.

Cuando se comunicó una noche para invitarnos a participar en el proyecto lo sentimos como el llamado de una mujer cercana, porque nos unen afectos y luchas comunes, lo sentimos como el llamado de una mujer admirable por su disciplina y su entrega, lo sentimos como el llamado de la pana a la que alguna vez le dijimos: “Cónchale, Asalia, cómo haces para tener todo el tiempo esas uñas pintadísimas y esa cabellera perfecta, nunca te despeinas”, y evocamos su sonrisa cálida por la ocurrencia. Porque Asalia a todo lo que quería hacer le ponía un empeño que buscaba la perfección. Por ahí dicen que las periodistas somos unas mal vestidas, pero ese prejuicio se desmoronaba con la siempre elegante (o de punta en blanco) profesora Asalia Venegas.

Asalia fue uno de esos seres humanos apacibles, sensibles, amorosos, dulces y cálidos conscientes de la necesidad de tener también la firmeza para el compromiso y la lealtad con la verdad, con la justicia y, en suma, con los principios que la acompañaron toda su vida (tan escasos en otros seres humanos que también conocemos). Amor y compromiso expresado en la dedicación a su hermosa familia. Era una “crack” de la coherencia en pensamiento, palabra y obra. Así era la profe, la amiga, la hija, la camarada, la madre, la esposa, la hermana, Asalia Venegas. ¡Hasta la victoria siempre! Sigamos.


Únase a la conversación