Asambleas

¡Se acabó lo que se daba! Con ese espectáculo tan pobre y tercermundista que dimos en la Asamblea en Desacato nos ganamos el Premio Nobel del Ridículo 2020. Y el año no ha terminado, apenas está comenzando. Trump debe estar arrechísimo con nosotros, porque la orden era apoyar al interino, así estaba clarito en el documento que el hombre le envió a todos los países −más de mil según dijo la Tintori− y que el canciller venezolano leyó el jueves ante los medios públicos y los periodistas nuestros, que según dice el compañero Elliott Abrams, están recibiendo dólares que jode, y ninguno dice nada, porque ellos lo harían gratis, ya que creen firmemente en el talento del interino autoproclamado el 10 de enero del 2019, y recontra autoproclamado en El Nacional el 5 de enero del 2020, donde dijo que la batalla final sería allí. Es decir, que la torta que hemos puesto es tan grande, que puede comer tranquilamente todo el país, aunque nadie nos está parando la mínima bola.

El compañero Parra dice que tiene 81 votos, y nosotros decimos que tenemos 100, pero nadie se atreve a dar nombres porque hay algunos que no han cobrado, y primero quieren cobrar para pasar por go. Además, ya llamaron traidores a los compañeros que apoyaron a Parra, y están amenazando por teléfono a los familiares de esos diputados, y esa vaina no se hace, pero esa es nuestra naturaleza, joder hasta que nos paren bolas, porque nosotros somos arrechísimos. Y mientras los izquierdistas se dividen por razones ideológicas, es decir, por marxistas, o maoístas, o leninistas, u otro montón de vainas, nosotros, que somos arrechos, nos dividimos únicamente por dinero, y de eso se trata la vaina. Y así lo dijo la periodista Patricia Poleo cuando le preguntó el periodista Bayly, así, como sí ella fuera Luis Herrera Campins: “¿Dónde están los reales que le dio Trump a Guaidó?”. Y allí todos no hicimos los locos. Lo que pasa es que en la repartición comenzó el peo, hubo unos que se llenaron, y no estamos hablando de Rossana y Kevin allá en Colombia y la ayuda humanitaria y esa vaina que todos sabemos, estamos hablando de mucho real. Y por eso nos dividimos.

El compañero diputado García me preguntó si era cierto que los diputados ahora iban a cobrar doble participación, porque estaban en la mañana con Parra y en la tarde con el interino, y yo le dije que tenía que esperar lo que decía ahora el compañero Trump, que por lo visto anda metío en muchos peos para seguir pensando en nosotros, pero para eso está PomPeo, que es el único que pone en práctica su apellido y prende aquí el PomPeo que esperamos todos.

El papá de Margot da vueltas por la sala y a medida que va hablando se va halando los pelos de la cabeza: “Carajo, somos ladrones, somos malandros, somos malhechores, como decía Radio Rumbos en su noticiero impreso en la radio. Nos dividimos por razones monetarias. No queremos dejar el mejor negocio del mundo en manos del interino, porque pensamos que a nosotros también nos toca. Adiós luz que te apagaste”. Y agarró la puerta del cuarto y le metió ese coñazo tan duro que el vecino dijo: “Se cayó la talanquera de la Asamblea”

Golpe a golpe y verso a verso, me canta Margot.

Roberto Malaver

Únase a la conversación