El Aula Magna de la UCV es síntesis de las artes

El grandioso auditorio es declarado por la Unesco Patrimonio Mundial de la Humanidad el 30 de noviembre de 2000

Cuando se hace referencia al Aula Magna, la primera idea que viene a la mente es el grandioso auditorio ubicado en la Ciudad Universitaria de Caracas, muestra excepcional del movimiento moderno de arquitectura que agrupa una gran cantidad de edificios embellecidos con piezas maestras de las artes plásticas.

Este proyecto denominado “Síntesis de las Artes”, llevado a cabo por el arquitecto venezolano Carlos Raúl Villanueva durante los años 40 y 60, encuentra su máxima expresión, precisamente en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, diseñada para hacer confluir la música, el teatro, la cultura y hasta la política..

El Aula Magna es el mayor y más importante auditorio de los más de quince que existen en la Ciudad Universitaria de Caracas, debido a que posee el mayor aforo con una capacidad aproximada de 2.700 personas.

Además es, en sí, una obra de arte llena de hermosos detalles que la convierten en un sitio sumamente sofisticado en el aspecto acústico, y que la hace única a escala mundial. La Sinfónica de Venezuela y la Billo´s Caracas Boys fueron muestra de ello.

La mayoría de sus elementos y materiales están diseñados en pro de la sonoridad y la perdurabilidad, por lo que este recinto universitario está catalogado como una de las cinco salas con mejor acústica del mundo, propiedad que aún conserva gracias a un sistema que combina la tecnología y el arte: los famosos platillos voladores o nubes flotantes del ingeniero y artista norteamericano Alexander Calder; es así un gran ejemplo de la integración de las artes a la arquitectura.

Increíblemente, esta gran obra fue construida en tan solo cuatro meses. El contrato para su ejecución se firmó el 28 de noviembre de 1952, y en él se estableció la culminación de los trabajos estructurales para el 31 de marzo de 1953.

La sala fue bautizada y estrenada el 3 de diciembre de 1953, en un pequeño acto eclesiástico y protocolar, pero inaugurada oficialmente el 2 de marzo de 1954 con la apertura de la X Conferencia Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.

En este hermoso auditorio se han llevado a efecto acontecimientos académicos, artísticos y hasta políticos, pero su razón de ser se percibe año tras año, cada vez que recibe en sus pasillos a las nuevas generaciones que desfilan de toga y birrete, henchidos de orgullo con su título de ucevistas en la mano.

El Aula Magna de la UCV fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad el 30 de noviembre de 2000 por el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Ciudad CCS / Lucila Contreras / Foto Bernardo Suárez

Únase a la conversación