Bien reñidos serán los Oscar a la mejor película

Muy bien reñida está la competencia para obtener la estatuilla a mejor película en esta edición 92 de los Oscar que se realizará el 9 de febrero, tomando en cuenta la avalancha de críticas favorables que han tenido las nueve nominadas.

Como siempre, los Globos de Oro dieron una preliminar de lo que pudiera ocurrir en los Oscar, aunque allí sorprendió a muchos que Joker de Todd Phillips no se haya llevado el mayor galardón, considerando que obtuvo el León de Oro del Festival Internacional de Cine de Venecia y que ha cautivado a los cinéfilos a escala mundial.

Sí, este primer premio que obtuvo Joker en Venecia sorprendió al mundo, pues muchos esperaban la cinta de un villano en Ciudad Gótica con sorprendentes efectos especiales y en disputa con su archienemigo Batman. No fue así.

Los cinéfilos más bien se consiguieron con un drama cargado de una ruda denuncia que tiene que ver con el surgimiento de un “villano” incomprendido, lleno de traumas y decepciones, por crecer en una familia disfuncional, ser víctima del bullying y por la descomposición de una sociedad que le enseñó a reír, incluso, en los peores momentos. “Pensé que mi vida era un drama, pero siempre fue una comedia”, es una de las frases célebres de Arthur Fleck, interpretado magistralmente por Joaquin Phoenix, quien se convertiría en Guasón. No se llevó el Globo de Oro como mejor filme, pero es una de las favoritas a llevarse el de Hollywood, de los 11 a los que está nominado, incluyendo mejor actor.

Guerra es guerra

1917 de Sam Mendes, es otra favorita a llevarse el premio mayor, pues lo obtuvo en los Globos de Oro, además de mejor director.

No sorprendería si ganara, pues la guerra es uno de los temas que promueven y gustan a los críticos de la Academia, como ocurrió con En tierra hostil en 2009, El paciente inglés en 1996, el épico Corazón valiente en 1995, La lista de Schindler en 1993, Pelotón en 1986 y El Francotirador en 1978.

En este caso, la historia se sitúa en la Primera Guerra Mundial, filmada en un falso plano secuencia, sin cortes de cámara (con mágica edición), de casi dos horas, lo que lo hace admirable para los críticos por las actuaciones y dirección. Lleva 10 nominaciones.

Bajos instintos del ser humano

Otra cinta que se ha llevado flores por los cinéfilos y críticos es la surcoreana Parásitos, de Bong Joon-ho, que es doblemente nominada como Mejor Película y Mejor Película Extranjera (aquí compite con Dolor y Gloria de Pedro Almodóvar, además de otras cuatro categorías como dirección, diseño de producción, guion y edición.

Se trata de un drama social con una dura crítica contra el capitalismo y la desigualdad de clases sociales que saca a flote los más bajos instintos del ser humano en clave de comedia negra y thriller. No en vano, en 2019 se llevó la Palma de Oro del Festival de Cannes y es seguro que este 9 de febrero su director no se irá con las manos vacías.

Gángstes a la carga

El crimen organizado también se alza en esta edición con El irlandés de Martin Scorsese, en la que grandes como Joe Pesci, Al Pacino y Robert De Niro imponen su marca actoral.

La trama, las actuaciones y la dirección atraparon al público, en el que no falta el capo, el antihéroe y toda la mafia con traiciones, violencia y corrupción mezclados con humor negro.

“Majestuoso” y “memorable” son parte de los calificativos que ha obtenido este largometraje que cuenta con 10 nominaciones.

Hollywood de los 60

Érase una vez… en Hollywood de Quentin Tarantino también lleva 10 nominaciones, incluyendo mejor película, en la que siempre está latente la violencia que caracteriza a Tarantino y mantiene al espectador en expectación.

En esta comedia dramática se muestra a un actor en decadencia (Leonardo DiCaprio) a finales de los años 60 y a su doble (Brad Pitt), quienes intentan amoldarse a los cambios de la meca del cine, y que se desarrolla antes del asesinato de la actriz Sharon Tate.

Compite también por mejor dirección, actor (DiCaprio), actor secundario (Pitt), guion original y fotografía, por nombrar algunas.

Divorcio del siglo XXI

No podía faltar en estas nominaciones a mejor película Historia de un matrimonio de Noah Baumbach.
La carga emocional que muestra Scarlett Johansson y la magnífica actuación de Adam Driver, inmersos en perfectos diálogos, hacen una película extraordinaria, aunque muchos la sobrevaloran en el contexto dramático exaltando el dolor y sufrimiento. Otros más la comparan con el Kramer vs. Kramer de 1979 llevada al siglo XXI y hasta con una visión machista en un ambiente que se debate entre lo moral y lo legal de una pareja. Es excelente y cuenta con seis nominaciones.

Otro nominado a mejor película es Contra lo imposible de James Mangold, ambientada en los años 60, que cuenta la rivalidad de los dueños de dos marcas de carros en medio de pistas de carreras de alta velocidad.

Jojo Rabbit de Taika Waititi también compite en esta categoría con una historia ambientada en la Segunda Guerra Mundial y en la que Scarlett Johansson también está nominada a mejor actriz secundaria; y Mujercitas de Greta Gerwig que se basa en la novela del mismo nombre de Louisa May Alcott en medio de la Guerra Civil.

Todos estos filmes tienen sus méritos y merecen llevarse, al menos, una estatuilla a casa.

Ciudad CCS / Rocío Cazal / rociocazal@gmail.com

Únase a la conversación