Boxeo rindió homenaje al excampeón Antonio Esparragoza en Caracas

El púgil, flanqueado por el doctor Borges Prim y Luis Primera

El excampeón mundial peso pluma (57 kilogramos) Antonio Esparragoza recibió un homenaje de parte de la Confederación Internacional de Boxeo (CIB), cuyo presidente, el doctor Oscar Borges Prim, entregó una faja honoraria al púgil cumanés, en el marco de la cartelera de boxeo aficionado escenificado en el Centro Comercial Los Molinos, en Caracas.

Esparragoza ganó el título de la Asociación Mundial de Boxeo que estaba en poder del chicano Steve Cruz, el 6 de marzo de 1987, en Forth Worth (Texas) por nocaut, como se recordó al público que asistió a la jornada en su honor.

“De Cumaná vine a Caracas para formar parte de la selección nacional, y luego, por méritos deportivos, pasé a ser el abanderado de la delegación de Venezuela que estuvo en la olimpiada de Moscú 80, todavía era la Unión Soviética. No pude ganar medalla, pero el boxeo sí cumplió, gracias a mi amigo Piñango (Bernardo) que ganó plata”, recordó de su trayectoria amateur el hoy abogado Esparragoza.

En la pega estelar, en honor a nuestro segundo campeón mundial profesional del peso pluma, Antonio Esparragoza, el gladiador Yeicer Paiva, del equipo Escuela de Boxeo El Campeón, derrotó por decisión dividida a Ender González, de la escuela Solo Box de Calabozo, estado Guárico.

Freidel Lanza venció por decisión al mirandino Johanderson Cabello; David Cabello liquidó por nocaut en el segundo a Luis Brito.

Jesús Royett, de la Escuela El Campeón, doblegó por decisión al guariqueño Kevin González.

En el único combate femenino Alondra Brito, Escuela El Campeón, ganó por decisión a Yuliana Milano, Escuela Formando Futuro.

Wilson Solórzano, Solo Box de Calabozo, superó por decisión a Iván Velásquez, Escuela El Campeón; Yeider Calanche ganó decisión al guariqueño Wilmer Solórzano. Y cerró el evento un empate entre Johan García, de la escuela Tucaní, de Caracas, y Keymberth González, de Solo Box de Calabozo.

Ciudad Ccs/José Cuevas

Únase a la conversación