Caracas contra Tiburones hoy en la UCV

Leones del Caracas que llevan cuatro en fila desde que asumió su nuevo timonel Carlos Gárate, se enfrentan esta noche, en la UCV, ante Tiburones de La Guaira que marchan en la segunda posición de la LVBP.

También juegan, Aragua vs Magallanes en Valencia, Cardenales con Aguilas en Maracaibo y Caribes contra Bravos, en Porlamar.

A su vez, Tiburones de La Guaira iniciará la sexta semana de la temporada con 10 triunfos en sus últimos 11 partidos, incluida una cadena de nueve victorias, que igualó la marca de la franquicia. El nuevo semblante de los dirigidos por Renny Osuna dista mucho del rostro sombrío que mostraron al inicio de la temporada, cuando perdieron ocho de sus primeros 13 partidos y estaban atascados en el último lugar de la clasificación, el 19 de noviembre.

Desde entonces, el club se fue asentando hasta convertirse en el más cercano perseguidor del líder Águilas del Zulia -el club con el rendimiento más parejo de la campaña 2019-2020- y en el equipo más caliente del circuito.

Al piloto Osuna no le sorprenden esos resultados y no cree que sólo se trate de una circunstancia pasajera. Para el novicio estratega, La Guaira salió de su crisálida, de su estado larvario, y terminó de definir su cuerpo como equipo en el terreno.

“Hemos hecho mucho énfasis en la armonía del dogout. Todo viene desde abajo, desde los clubbies hasta la gerencia”, afirmó Osuna. “Hemos tratado de cambiar muchas cosas. Creo que eso fue el primer paso. Nos enfocamos desde los entrenamientos en la armonía del equipo y nos ha ido muy bien. Hemos estado en constante comunicación y esa ha sido la clave para lograr este repunte”.

Ese estado anímico del grupo al que se refiere Osuna, encuentra en las estadísticas una explicación mucho más tangible. En los pasados 11 encuentros, la novena del litoral exhibe una extraordinaria línea ofensiva de .324/.386/.426, con 76 anotadas, .812 de OPS y un diferencial de carreras de +36. Mientras que sus abridores promediaron al menos cinco innings, con 2.78 de efectividad y un WHIP de 1.40.

“Claro, por supuesto, está el trabajo colectivo. Hemos jugado en equipo, si un lanzador no puede viene otro, igual con los bateadores”, concedió Osuna.

La llegada de Juan Apodaca también fue fundamental. Los brazos escualos promedian 2.93 carreras limpias en 126 entradas, repartidas en los 15 juegos en los que ha visto acción Apodaca. Con el curtido careta como aliado, han dado un giro de 180 grados en su rendimiento los abridores importados Wander Beras, Ángel Ventura y Murilo Gouvea, según nota de la LVB.

“Cuando conocimos la noticia del adelanto en la llegada de Apodaca, nos pusimos muy contentos, porque todos conocemos la experiencia que tiene detrás del plato. Eso fue la parte fundamental, después de la armonía. La llegada de Apodaca nos ha fortalecido mucho, ha ayudado mucho a (Luis) Villegas (segundo receptor). Ahora esperamos que Héctor (Sánchez) regrese a la receptoría (tras recuperarse de una lesión en la muñeca izquierda)”, apuntó Osuna.

Leonardo Reginatto se ha convertido en una importante presencia en la mitad de la alineación. En los más recientes 11 desafíos de La Guaira, liga para promedio de .400 (45-18), lidera al club con 13 empujadas y su OPS es de .973.

Ciudad CCS/Luis Zárraga

Únase a la conversación