China creció a un ritmo moderado

Uno de los más importantes indicadores económicos, registró un incremento del 5,6 por ciento

La economía de China creció a un ritmo moderado en el tercer trimestre de este año, en un contexto de desaceleración del comercio global y en medio de la guerra tarifaria iniciada por Estados Unidos (EEUU), informaron hoy fuentes oficiales.

De acuerdo con datos revelados por Buró Nacional de Estadísticas (NBS) el Producto Interno Bruto (PIB) del gigante asiático registró entre julio y septiembre de 2019 un incremento anual del seis por ciento, el más bajo registrado hasta ahora.

El resultado, pese a ser uno de los más discreto en más dos décadas, está en línea con lo pronosticado por las autoridades del país y es producto también de la debilidad de la demanda doméstica y global en medio del conflicto entre Washington y Pekín.

A juicio de algunos analistas, esas cifras también responden a un proceso de ‘moderación cíclica’ que vive la economía de la segunda potencia mundial.

Mientras, el NBS señaló además que, entre enero y septiembre, el PIB creció un 6,2 por ciento, hasta totalizar 69 mil 779 billones de yuanes (unos 9,8 billones de dólares).

Por otro lado, en los primeros nueve meses del año, la producción industrial de China, uno de los más importantes indicadores económicos, registró un incremento del 5,6 por ciento, una décima por encima de lo planificado.

En ese lapso, agregó la institución, las ventas minoristas aumentaron un 8,2 por ciento y los ingresos reales disponibles por habitante se situaron en 22 mil 882 yuanes para un crecimiento del 8,8 por ciento interanual.

La economía de China creció un 6,3 por ciento en el primer semestre de este 2019, una cifra menor que la esperada pero acorde con el objetivo marcado por la segunda potencia mundial para el actual período, marcado por la incertidumbre del conflicto con EEUU.

Tras registrar cifras astronómicas de crecimiento del PIB durante años, el gigante asiático se encuentra actualmente en un proceso de transformación basado en dejar atrás esos números espectaculares y cambiar su modelo de exportaciones por otro enfocado hacia el consumo interno, los servicios y la tecnología

Además, apuesta por garantizar un desarrollo de alta calidad con énfasis en la ciencia de vanguardia y con productos de alto valor agregado.

Los líderes chinos consideran que la nación superó la etapa de ser la “fábrica del mundo” y ahora promueven el plan Hecho en China 2025, la apuesta gubernamental por mantener un crecimiento sostenido basado en la innovación, inteligencia artificial, realidad virtual y el Big Data.

Ciudad CCS / PL

Únase a la conversación