Convivir para vivir | En La Vega se aprende haciendo

El profesor Germán Méndez promueve el valor del trabajo entre quienes participan en sus talleres

Un arcoiris repleto de colores, emoción, creatividad y dedicación en niños, jóvenes y adultos se observa en el teatro “Alí Gómez García”, ubicado en el bulevar de la parroquia La Vega, para recibir el taller integral de artes plásticas, dibujo y pintura, facilitado por el profesor Germán Méndez. El maestro nos informó que el encuentro artístico es todos los sábados de 9 a 12 del mediodía, con una duración de 4 a 5 meses y la participación es gratuita para toda la comunidad que allí hace vida.

El dibujo creativo

En su taller de dibujo y pintura implementa las técnicas básicas manuales como: trazos de líneas, técnica del carboncillo, perspectiva, tiza, óleo, acrílico y claro-oscuro. El espacio de formación está dedicado a chicos a partir de 4 años y no tiene límite de edad.

Enfatizó el profesor que labora voluntariamente y que en la actualidad recibe una colaboración de parte de los participantes, capital que es utilizado para sacar copias, comprar libros usados para seguir nutriendo su método de enseñanza: aprender haciendo, como lo dijo Simón Rodríguez.

Méndez hace una invitación pública a todos los interesados en participar en estos talleres que no solo se dedican a las artes plásticas, sino también al teatro, percusión, manualidades y cine foros.

Ética y moral de corazón

Cotidianamente encontramos profesionales que, más que por una remuneración monetaria, ejercen su profesión u oficio con total vocación. Eso es lo que muchos llaman “amor al arte”. Y es que “cuando se ven los resultados del aprendizaje de quienes se educan, allí es cuando la satisfacción del que enseña forma parte de una gran valoración humana”.

Él, siendo parte de esta parroquia, aporta en impartir sus conocimientos con un arraigado sentido de pertenencia por la comunidad viva y dispuesta a crear desde las artes. Son ellos mismos los que mantienen la cultura en constante movimiento.

El trabajo voluntario que este y otros docentes que hacen vida en la parroquia La Vega, permite registrar la memoria de este sector popular de Caracas. A través del arte y la cultura es posible visibilizar la realidad de un pueblo que se siente perteneciente al territorio físico y espiritual donde todos los días conviven para vivir.

El Currículo Básico Nacional de Educación expresa cuatro dimensiones principales: aprender a ser, hacer, conocer y convivir. Y en la hoja de ruta de la campaña ciudadana Convivir para Vivir dice “el deber social es un acto de amor”. Este deber es asumido por los maestros y maestras con un gran compromiso al aportar sus conocimientos culturales y concientizar desde las herramientas artísticas para seguir creando.

_______________

Coloquio bajo la palma

Andrés Eloy Blanco
Lo que hay que ser es mejor y no decir si se es bueno o malo. Lo que hay que hacer es amar lo libre del ser humano.
Lo que hay que hacer es saber alumbrarse ojos y manos y corazón y cabeza y después ir alumbrando. Lo que hay que hacer es dar más sin decir lo que se ha dado, lo que hay que dar es un modo de no tener demasiado.
Y un modo de que otros tengan su modo de tener algo, trabajo es lo que hay que dar y su valor al trabajo.
Y al que trabaja en la fábrica y al que trabaja en el campo y al que trabaja en la mina y al que trabaja en el barco.
Lo que hay que darles es todo, luz y sangre, voz y manos y la paz y la alegría de los que estan allá abajo. Darle tierra al darlo a luz, darle luz al enterrarlo.
Por eso quiero hijo mío que te des a tus hermanos, que para su bien pelees y nunca te estés aislado.
Bruto y amado del mundo, te prefiero a solo y sabio.
A Dios que me dé tormentos, a Dios que me dé quebrantos, pero que no me dé un hijo de corazón solitario.

Ciudad CCS / Nanyarid Sánchez / Fotos Bernardo Suárez

Únase a la conversación