El Brígido Iriarte presentará nuevo rostro en 2020

Cuando se inauguró oficialmente el Estadio Nacional Brígido Iriarte, en 1936, quizás jamás se pensó que hoy todavía fuese un modelo de escenario deportivo de referencia para nuestro país, al poseer las exigencias de los organismos internacional que rigen al fútbol y al atletismo.

Así lo afirman actualmente los directivos de los clubes Atlético Venezuela y Deportivo Petare, quienes junto al respaldo del Ministerio de Juventud y Deporte, que lidera Pedro Infante, realizan la remodelación del recinto en todas sus áreas y que podría estar lista para el primer trimestre de 2020.

“Todos juntos hemos logrado levantar parte de lo que es este hermoso y emblemático estadio para el país y para el Distrito Capital. Se espera que esté listo a comienzos del próximo año para su reinauguración”, aseguró hace poco durante una inspección el viceministro de Alto Rendimiento, Juan Carlos Amarante.

Según los ingenieros responsables de los trabajos que arrancaron en octubre pasado y que están en un 55% de avance, hasta la fecha se han removido más de 2 mil metros cúbicos de material del césped, además se levantó parte del sistema de riego, a su vez se determinó hacerle mantenimiento y obras adicionales para generar un subsistema de drenaje más rápido y efectivo.

El cariño tiene sus antecedentes

Se trata de al menos la sexta ocasión en la que este espacio, ideal para la practica del fútbol en todos sus niveles y todas las especialidades del atletismo, es recuperado casi en su totalidad. Los primeros retoques fueron en 1983 con motivo de los IX Juegos Panamericanos que se celebraron para entonces en Caracas.

Mucho más tarde, en 2005, se renovó la superficie de la pista de atletismo con una inversión del Gobierno Bolivariano de 4 millones de dólares, que también permitieron la instalación de una pantalla gigante de alta definición.

También, dos años después, como parte de un programa llevado a cabo por el Instituto Nacional de Deportes (IND), para reparar instalaciones deportivas en todo el territorio nacional que serían utilizadas en los II Juegos del ALBA.

Posteriormente, en 2016, con miras a celebrar la Copa Conmebol Sudamericana un año después, se ejecutaron nuevas obras en este estadio para la comodidad de los visitantes y los propios equipos profesionales que en su momento eran anfitriones como Atlético Venezuela y Estudiantes de Caracas.

Los encargados de la obra realizan regularmente las inspecciones.

Los medios estarán más cómodos

La última novedad que tendrá esta nueva cara del Brígido Iriarte, serán las casetas de transmisión para radio y televisión, que están próximas a ser instaladas con equipos de última generación para el confort de medios de comunicación y los profesionales de los estos.

El estacionamiento es la deuda eterna

Lamentablemente los esfuerzos para que el Brígido Iriarte tenga su propio estacionamiento han sido insfructuosos. No es un secreto que en sus alrededores en el pasado existieron espacios para dicho fin, pero ahora se encuentran edificaciones allí, por lo que la mayoría de personas deben ubicar sus vehículos en puestos improvisados a las fueras del lugar.
________________

En honor a un grande

Este estadio lleva el nombre de un insigne y brillante atleta criollo. Brígido Iriarte, destacado deportista, campeón nacional de salto con garrocha que nació el 10 de junio de 1921 en Naiguatá, estado La Guaira, y falleció el 4 de enero de 1984.

En 1946 compitió en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla; asistió a los Juegos Nacionales de Maturín y a los Juegos Bolivarianos efectuados en Caracas de 1951; fue a los Juegos Olímpicos de Helsinki (1952); intervino en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en México (1954); en los Juegos Suramericanos de Brasil (1958); y en los Juegos Panamericanos de Chicago (1959), entre otros.

HAROLD URRIETA / CIUDAD CCS
FOTOS IND

Únase a la conversación