El reencuentro de los Abuelos Kueka

La comunidad indígena Pemón habita al sur de la República Bolivariana de Venezuela. Este pueblo ancestral encuentra su referente espiritual en una piedra de jaspe que pesa 30 toneladas aproximadamente, denominada “Abuela Kueka” o “Piedra Kueka” la cual se considera garante del equilibrio y la armonía de la naturaleza. La leyenda cuenta que la Abuela Kueka es una anciana sabia, protectora del pueblo y dadora de alimentos; su significado se remonta a una historia de amor entre dos jóvenes indígenas, cuando un joven pemón de Tauperán se enamoró de la mujer más hermosa de la comunidad Macuxi. Los amantes se fugaron, rompiendo las normas del dios Makunaima, que enfurecido, los condenó a vivir eternamente juntos convertidos en piedra.

Atentado contra la cultura

En 1998, a finales del gobierno de Rafael Caldera, la piedra fue extraída del Parque Nacional Canaima y entregada como una “donación” por el entonces ministro de Ambiente, Héctor Hernández Mujica, al escultor alemán Wolfgang Kraker von Schwarzenfeld, para formar parte de la exposición Global Stone, obra ubicada en el parque Tiergarten de Berlín, en Alemania. El proceso de extracción irrespetó la regulación sobre el Parque Nacional como Área Bajo Régimen de Administración Especial, desestimando la cultura, tradiciones y creencias del pueblo Pemón, quienes denunciaron el robo sin respuesta por parte de las entonces autoridades competentes.

La extracción de la Abuela Kueka afectó profundamente a la comunidad pemón, porque es para ellos quien los guía y comunica con los espíritus de la naturaleza. Las más afectadas han sido las mujeres de la comunidad.

Las abuelas cantan, hablan y sienten a Kueka cada día desde entonces; la tristeza se ha apoderado de la comunidad de Santa Cruz de Mapaurí, de Venezuela toda; las cosechas son pocas y la prosperidad se marchó desde entonces. Asegura la comunidad indígena que esta inconcebible extracción es causante de las grandes catástrofes que hoy aquejan a la humanidad.

Lucha por la repatriación

La piedra permaneció en Alemania por casi 22 años, durante los cuales se emprendió el proceso para su repatriación, demostrando la voluntad del Gobierno Bolivariano por hacer respetar al pueblo y su cultura. En el año 2000 el Instituto del Patrimonio Cultural comenzó a gestionar, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, los trámites para su regreso. Desde el 2010, el Gobierno nacional, a través de la Cancillería, solicitó a la República Federal de Alemania la devolución de la piedra sagrada a Venezuela.

El proceso de repatriación inició en mayo de 2018, con un ritual de sanación que se le realizó a la Kueka por parte de una representación del pueblo Pemón que viajó a la capital alemana. “Estamos aquí para darle una ceremonia espiritual de sanación a nuestra abuela porque la encontramos enferma; las abuelas en su visión la han visto llorando porque extraña estar en su madre tierra: Venezuela”

Tras 20 años de negociación, finalmente el Gobierno recuperó la piedra y ya está en camino hacia Venezuela; será retornada a Santa Cruz de Mapaurí, en el estado Bolívar. Así lo dio conocer el Canciller Jorge Arreaza a través de su cuenta en la red social Twitter, donde difundió imágenes y video de las labores de desinstalación de la roca.

Ciudad CCS / Lucila contreras

Únase a la conversación