En Ciudad CCS niñas y niños tienen espacio propio(+Fotos)

El área inaugurado fue pensado para el cuidado integral de las niñas y niños del personal de este ente municipal

En medio de los acordes de la canción infantil «El Papagayo», de Serenata Guayanesa; y de «Fiesta en Elorza», de Eneas Perdomo, este viernes fue inaugurada la “Guardería Mi Ciudad Infantil” con sede en la antesala del Edifico Gradillas, lugar donde se redactan el semanario Ciudad CCS y la Revista Épale.

Este espacio nació con la intención de brindar atención y cuidado a los hijos de los trabajadores de la Fundación para la Comunicación Popular CCS, ente adscrito a la Alcaldía de Caracas, y que rige los destinos de las dos publicaciones antes nombradas; lleva la campaña Convivir para Vivir, dirige dos proyectos socio productivos y también la Escuela para la Comunicación Popular “Yanira Albornoz» donde desde hace ya un año se dictan cursos y talleres de diversas disciplinas.

Los primeros en posicionarse en las sillitas y mesitas multicolores fueron los niños Kiliam La Rosa, Angela Rivera y sus hermanos, Sebastián Rivas, entre otros carricitos, que son hijos de trabajadores de la Fundación. Los chamitos y las maestras Marcela Quintero y Tatiana Sánchez, no paraban de disfrutar su primer día de actividades de este espacio que nació con “muy buena vibra”.

Mercedes Chacín, presidenta de la dependencia municipal, fue la encargada de cortar la cinta amarilla que fue colocada en la puerta de la guardería, que también lució adornos de globos de colores.

Las paredes del salón del centro de cuidados están adornadas por murales, en los cuales destacan dibujos de flores, pájaros, mariposas, soles y lunas sonrientes, así como nubes y estrellas que, además, derrochan colores y alegría, en el más clásico estilo del artista plástico Felipe García. Un amigable abecedario completa el ornado de la que será la primera sala de juegos y enseñanza para los chipilines.

Esta idea surgió el año pasado ante la necesidad que tienen los trabajadores de dejar sus hijos al cuidado de alguien mientras ellos cumplen con sus labores  en el semanario o la revista. No se había concretado por diversas razones, hasta ayer que vio la luz del sol, reveló Mercedes Chacín.

“Esperamos que este espacio sea de utilidad para los niños y sus padres. En este lugar van a estar bajo el cuidado de dos personas especializadas de 8:30 am hasta las 4:30 pm y un poco más tarde los días de cierre del semanario y la revista”, agregó.

Odalis Pantano, gerente general de la Fundación para la Comunicación Popular, encargada del discurso inaugural, señaló que la idea de habilitar este espacio en el mismo edificio donde funcionan las publicaciones es dar un servicio de cuidados agradable, cómodo y funcional a los hijos de los trabajadores mientras ellos cumplen con sus funciones laborales.

Esta iniciativa nació para darle seguridad y tranquila al personal que labora en nuestra institución que más que esperar por sus padres para volver a casa sea algo confortable se convierta en la espera agradable a esos niños y niñas que con amor y entusiasmo confía en este espacio donde con risas, juegos y emociones olviden por un momento que sus madres o padres están en su área de trabajo”, agregó.

Asimismo expresó que con el día día se han vuelto como hijos e hijas del personal y por ello se les brinda esta posibilidad de estar cómodos reforzando así el aprendizaje, bailando y compartiendo entre ellos en su propio espacio donde podrán dormir, descansar que se sientan cuidados y protegidos dejándolos ser libres en ese lugar recreativo y hermoso.

Durante su estadía en Mi Ciudad Infantil, los chamos podrán disfrutar clases de música, danza y de participar en algunos talleres que se dictarán en la Escuela para la Comunicación Popular “Yanira Albornoz”.

Pantano señaló que van a ir funcionando sobre la marcha y escuchando las sugerencias de los trabajadores. Destacó que el fin último es que los niños estén felices en la guardería sus padres seguros de que están bien cuidados.

Ciudad CCS / Juan Ramón Lugo
Fotografía: Vladimir Méndez

Únase a la conversación