Guerra comercial China-Estados Unidos se recrudece

Representa el último capítulo de un choque que enfrenta a Pekín y Washington

China puso hoy en marcha los aranceles de entre 5 y 10 % a productos estadounidenses valorados en 75.000 millones de dólares (68.243 millones de euros), el último capítulo de una guerra comercial que enfrenta a Pekín y Washington.

No obstante, y con la intención de tratar de lograr un acuerdo que satisfaga a las dos partes, la televisión estatal CGTN indicó hoy que los equipos negociadores de ambas potencias prevén reunirse a principios de este mes en Estados Unidos.

El Ministerio de Comercio de China lamentó que la nueva ronda de gravámenes arancelarios por parte de EE UU -que también entró en vigor hoy- no sean la mejor atmósfera para las negociaciones comerciales. Por su parte, el viceprimer ministro chino y líder de la delegación negociadora del país asiático, Liu He, dijo esta semana que “se opone firmemente a un recrudecimiento de la guerra comercial” y que prefiere “negociaciones tranquilas”.

Los gravámenes se comienzan a aplicar desde las 00.01 local (04.01 GMT) de este domingo, 1° de septiembre, según la Oficina del Representante de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR, por sus siglas en inglés).

El pasado 24 de agosto, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció que el 1° de septiembre elevaría de 10% a 15% los aranceles a una parte sustancial de las importaciones chinas, en represalia por los gravámenes sobre bienes estadounidenses impuestos por Pekín.

El mandatario informó ese día de dos subidas de los aranceles que había anunciado previamente: “A partir del 1° de octubre, los 250.000 millones de dólares de bienes y productos procedentes de China que actualmente (por entonces) están gravados con 25 %, estarán gravados con 30 %”, dijo Trump.

Además, adelantó que a partir de este 1° de septiembre parte del paquete (112.000 millones de dólares) de importaciones chinas por valor de 300.000 millones de dólares que iban a ser gravadas con 10%, lo serían con 15 %. Para el 15 de diciembre está previsto que se aplique ese mismo incremento sobre el resto de esos 300.000 millones de dólares de bienes chinos, que serían unos 160.000 millones de dólares.

Trump decidió aumentar los aranceles después de que Pekín notificara en agosto la imposición de gravámenes a bienes de EE UU por valor de 75.000 millones de dólares, que también empiezan a aplicarse a partir de este domingo. Con su guerra comercial, Trump se ha fijado la meta de equilibrar el intercambio comercial entre los dos países, ampliamente favorable a China, pero hasta ahora, y pese a la imposición de aranceles, ha tenido poco o nulo resultado.

Ciudad CCS / Con información de Agencias Internacionales

Únase a la conversación