Es irreversible la segunda etapa del petro

El tema Petro parece ir cumpliendo uno a uno sus objetivos, logrando estar en boca de todos los venezolanos, y en la wallet (billetera) de unos 8 millones de compatriotas, a quienes les fue asignado medio petro, en su primer ensayo, en el mes de diciembre del año que recién despedimos. Según el presidente Nicolás Maduro, en su memoria y cuenta del martes, esta prueba resultó con un alto nivel de éxito, lo que empuja a la criptomoneda a una segunda fase donde estimuló, al menos al consumidor, a otorgarle nuevamente poder adquisitivo.

Esta práctica, que quiere y necesita profundizarse, también deberá ser aceptada por los comerciantes, ya sea por decreto o por convicción, para poder construir el ecosistema del petro, siempre y cuando, según ellos, se apliquen los correctivos y abunde la información sobre esta innovación económica.

La segunda fase del petro parece ser un hecho irreversible en el momento en que el presidente avisa que la criptomoneda le “cortará las manos a la corrupción de muchas instituciones, a las mafias, entre otros efectos colaterales”, y exige que las tasas, tarifas y comisiones de todos los servicios sean cobrados en petro, es decir: Saime, Saren, Sapi, Inea, Inec, Baer, Bolipuertos y el Instituto Nacional de Canalizaciones. Una medida que también fue aplicada a la raíz principal de este asunto: la venta de 4.5 millones de barriles de petróleo en petro, para iniciar así el proceso de oferta y demanda.

Otro paso importante hacia la segunda fase es la transformación de la Plataforma Patria en una Casa de Intercambio (Exchange) y que se llamará Patria Exchange.
Los analistas ya asoman que “la demanda la conformarán personas en el país, pero también clientes de empresas del Estado, comenzando por Pdvsa, que no operan en Venezuela, pero que van a necesitar pagar, por ejemplo el petróleo, con petros”, mientras que sobre la plataforma Patria Exchange recomiendan “establecer un cierto control sobre el flujo de dólares que llegan a la economía por tasas, servicios y comercio exterior”.

Lo indudable es que esta criptomoneda está tomando fuerza hacia el mercado secundario, tratando de evadir las sanciones financieras aplicadas por Estados Unidos.

En pro de la construcción de la nueva economía Petro, se debe insistir en el uso de este criptoactivo en cualquiera de sus formas, sea para pago o intercambio: pagos en petros con el sistema BioPagoBDV; comprando vía código QR de la billetera PetroApp; cancelando con PuntoYa en BDVEnLínea; cambiar a bolívares o a criptomonedas vía exchanges; transferencias de Petros.

Referente al cobro de los servicios en petros “institución o funcionario que no cumpla estos decretos y estas órdenes deberá responder directamente ante mí”, ha dicho el presidente Maduro de manera tajante.

Ciudad Ccs/Francis Cova

___________________________________

En el nuevo territorio de las “Exchange”

 

Ahora el consumidor, el de a pie, también debe ir comprometiéndose con esta nueva ventana que puede ser el respiro a tantos años de asfixia económica y la devolución del poder adquisitivo. En un lenguaje llano, todos estamos comenzando a hablar en lo económico con mayor potestad sobre nuestros recursos. Una de estas herramientas, que ayudarían a la expansión del petro en nuestro país, son las llamadas Exchange o casas de intercambio.

Un Exchange es una plataforma de intercambio de criptomonedas, es un sitio web en el que puedes comprar, vender o cambiar criptomonedas por otra moneda digital o dinero fiduciario. Saber qué Exchange elegir puede ser uno de los pasos más importantes en esta área. (del twitter de @PetroDivisa)

Así, a nuestra Superintendencia Nacional de Criptoactivos están ancladas siete casas de intercambio que operan dentro del territorio reguladas por el Gobierno Nacional. Sin embargo, en el transcurso de este proceso, las principales quejas se refieren a que en el caso de Criptolago, por ejemplo (una de las que ya posee tarjeta), se “permite vender un máximo de 0,3 PTR cada 15 días, así como las altas comisiones que cobran para intercambiarlos con otras criptomonedas como Bitcoin o Ethereum, que llegan hasta un máximo del 30 por ciento”, según usuarios del Twitter y Telegram.

El uso de plataformas es sencillo, debes registrarte, validar tu cuenta y luego colocar órdenes de compra o venta, según sea el caso, para intercambiar tus petros a bolívares o viceversa. La ventaja es que permiten retirar los fondos en moneda local a una cuenta bancaria vinculada y el uso de tarjetas de débito.

Se podría deducir que esas serían las funciones que se integrarían a la plataforma Exchange y que la convertiría en la más grande de Venezuela, pues ninguna casa de intercambio de criptomonedas tiene 16 millones de usuarios, así lo afirma @PetroDivisa, inversor experto.

Opina, además que las altas comisiones de las Exchange se debe a que no están acostumbrados al libre mercado de oferta y demanda y no tiene un volumen importante a diferencia de la Plataforma Patria y la PetroApp que tiene comisiones muy bajas.

Ciudad Ccs/Francis Cova

_______________________________________________

“Hay que informar acerca de planes, mecanismos y metas”

 

La Sunacrip debería seguir impartiendo cursos.

La clave del éxito de todas las criptomonedas y del petro, por supuesto, es su usabilidad, es decir, mientras más se le dé uso en el mercado, mayor será aceptado y conocido por el público. Su valor también dependerá de la información que la comunicación oficial proporcione al público en general, respecto a los planes, mecanismos y metas de la puesta en funcionamiento del criptoactivo. Así lo estimó el periodista Ángel González.

— ¿Qué se debería aclarar sobre el uso del petro para arrancar con buen pie esta nueva etapa?

— Lo primero que hay que hacer es aclarar cuál es el objetivo del petro. Y eso significa que la comunicación oficial respecto a los planes, mecanismos y metas de la puesta en funcionamiento debe ser abundante y clara. Si se quiere que el petro sea un mecanismo de pago, hay que hacer esfuerzos porque cada vez mayor parte de los actores económicos se comprometan con su circulación. Es decir, hay que garantizar que empresas, comercios e instituciones demanden petros y se establezca un sistema de circulación. Esto no se dará de manera natural.

— El comercio puso objeciones al primer ensayo. ¿Qué se debe hacer para generar confianza en el criptoactivo como sistema de circulación?

— El Estado debe hacer un trabajo enorme en la convocatoria, negociación y búsqueda de consensos (…) Nadie va a aceptar petros en su negocio o empresa si no tiene claro qué podrá hacer luego con ellos, específicamente, si tiene el temor de que nadie le acepte esos petros para realizar compras posteriores, reponer inventarios, etc. Repito, debe haber un esfuerzo político y comunicacional. Uno de los elementos fundamentales de la economía es la confianza y ella se genera con información clara y abundante.

— ¿Cómo afecta al bolívar la entrada en circulación del petro?

— El Estado debe velar porque se cumpla lo que de hecho ya está establecido legalmente, el uso del petro como unidad de cuenta. Si no existe el peso del Estado para hacer cumplir la norma, esta nunca será real. En cuanto al petro como reserva de valor, es preciso aclarar cuál es la estrategia del petro respecto al bolívar. Tal cual como están las cosas ahora, mientras el petro se valoriza el bolívar se devalúa.

Esto quiere decir que la nueva criptomoneda atenta directamente contra el signo monetario nacional. Esto es así porque el petro en la práctica está anclado al precio del dólar estadounidense. De hecho, su valor fluctúa de acuerdo a un marcador de 60 dólares, según el cambio oficial publicado diariamente por el BCV (…). Es necesario revisar el anclaje del petro. Hay propuestas que hablan de establecer una equivalencia respecto al oro de las reservas del BCV para luego establecer una equivalencia petro-bolívar que fortalezca a este último. Pero eso tiene una serie de implicaciones técnicas y forma parte de un conjunto de medidas que deberían tomarse juntas. De eso puede hablar la profesora Pasqualina Curcio, que es quien ha impulsado esa propuesta. En todo caso, no sé si eso sería una solución o una propuesta viable, pero hay que discutir y abrir estos debates en la opinión pública.

Y el Estado debería ponerse en el centro de estos debates. Es la única manera de llevar a cabo una estrategia económica que llegue a tener asidero en la sociedad. Por otro lado, debe haber mayor promoción e impulso de las casas de intercambio, llamadas Exchange, que realicen transacciones con petro. Estas casas son como los bancos de criptomonedas, deben realizar ofertas, desarrollar productos financieros, etc, que involucren al petro y otras criptos. Todo esto, como dije antes, necesita una gigantesca iniciativa comunicacional, una gran estrategia de difusión y formación en cuanto al uso y funcionamiento del petro y las criptomonedas.

— ¿De qué depende que el petro pueda ser utilizado de manera cotidiana por cualquier venezolano?

— De lo mismo que ocurre con cualquier moneda: que sea aceptada por muchos.

La complejidad en el funcionamiento o manejo de las herramientas tecnológicas puede parecer una barrera, sobre todo cuando el uso y demanda de las monedas son escasos. Pero cuando se extienda su uso y demanda, el conocimiento del manejo de las herramientas también se extenderá, dejando poco a poco de ser un problema. Al mismo tiempo, El estado como promotor del petro debe implementar sistemas de facilitación de su uso que aprovechen la infraestructura instalada. En lugar de promover la creación de tarjetas, que también son una opción válida, parece una mejor idea establecer sistemas de pago vía mensajes de texto (SMS), que es una tecnología extendida y conocida por la mayoría de la población. La conexión SMS y sistemas criptográficos es totalmente factible y relativamente rápida de desarrollar. Pero hace falta inversión pública y privada para llevar adelante este impulso tecnológico. Estas cosas requieren inversión. No se puede pretender que los cambios se den de manera “natural” y mucho menos “gratis” o a bajo costo.

Ciudad Ccs/Juan Ramón Lugo

_______________________________________

Los comerciantes y sus expectativas para aceptar la criptodivisa

En un recorrido por establecimientos del centro de Caracas, se pudo constatar opiniones de comerciantes sobre la afamada criptomoneda venezolana.

Para el mercader Robinson Trujillo, trabajador de la Piñatería Icopor – Arte, recibir petros representó una ganancia: “a mí me conviene recibir petros, es una medida para que el país surja económicamente. Estamos esperando que la plataforma se reactive para seguir aceptándolo”.

Pero no todo son elogios y alabanzas, algunos mercaderes se mostraron dudosos y con incertidumbre a la espera de una pronta respuesta de la Sunacrip o de sus agentes asociados, tal es el caso de César Melgarejo de la panadería y pastelería Picadilly. Para este vendedor aceptar la criptomoneda venezolana es cuestión de pérdida: “los primero días fueron chéveres, ya después se echaron a perder. El dinero no cae en la cuenta, primero cayeron en bolívares, pero ya no caen ni en soberanos ni en petro, está congelado. No hay información de cómo nos van a pagar, no sabemos si es en bolívares o petros. Espero que sea en bolívares, porque a mis proveedores les pagamos en esa moneda”.

En este panorama, los comerciantes presentan una serie de interrogantes principales que aún siguen sin respuestas:

Cuando se aceptó la criptomoneda, el dólar tenía un valor de 45.000 bolívares soberanos. En los 15 días que lleva la reestructuración del sistema, el valor del dólar subió a 70.000 bolívares soberanos. ¿A qué precio lo cancelarán?
¿Cómo harán lo comercios para reponer sus inventarios si los proveedores de bienes y servicios no aceptan petros?

¿Cuáles son las medidas evaluadas por la Sunacrip para agilizar el cobro de las ventas con la criptomoneda venezolana?

¿Qué pasará con los negocios que tienen Biopago y no aceptarán el petro?

Se conoció que a los comerciantes, desde el pasado 15 de enero, les está cayendo progresivamente el pago de estas transacciones en bolívares soberanos a una tasa del BCV de 46.000 Bs por dólar.

Ciudad Ccs/Nailet Rojas

___________________________________________________

voces del pueblo

Robinson Trujillo
emprendedor de Icopor- arte
Tengo más de 20 años en este país y confío en las medidas económicas impulsadas por el Estado. Nos fue muy bien, tengo un gran aviso afuera, porque aceptar petros es un ganar – ganar. Aquí la gente se desespera por el run run, no voy a ser como otros que tienen Biopago y no los quieren recibir.

Efraín Zuloaga
trabajador de icopor-arte

Está bien aceptarlo, pero hay que tener solvencia y pronta respuesta. Está bien que queramos una moneda fuerte y de gran valor, pero necesitamos tenerlo en mano y no en el aire. Tendrían que liberarlo para todos, no solo para unos pocos, la idea es ayudarnos entre sí, y, además, las transacciones deben ser en petros.


Únase a la conversación