Gran victoria de Alberto Fernández en Argentina

Este 11 de agosto los Argentinos decidieron rechazar las políticas neoliberales a favor un gobierno mas preocupado por los intereses del pueblo

Este 11 de agosto, los argentinos votaron a sus candidatos en las Elecciones Primarias Simultaneas y Obligatorias (PASO) que deciden quienes se presentarán a las elecciones generales del 27 de octubre.

En estos comicios Alberto Fernández, que fue a dupla con Cristina Fernández de Kirchner como vicepresidenta, logró la victoria con el 47,37% de los votos frente al 32,30% del presidente Mauricio Macri, más de 15 puntos de diferencia con su próximo contendor.

Estos resultados superaron por mucho las encuestas realizadas, que daban como ganador al candidato Alberto Fernández, lo que genera la pregunta de por qué los argentinos quieren con tanto esmero el regreso del peronismo en ese país.

La era Kirchner


Con la llegada a la presidencia de Néstor Kirchner en 2003, Argentina dio un giro radical en sus políticas, dando inicio a una nueva era que tuvo como principal objetivo el desarrollo de políticas sociales, entre las cuales destacan:

Creación de empleos: para el 2003 la tasa de desempleo en Argentina llego al 17,3%, bajando sustancialmente en el 2014 hasta ubicarse en 6,9%. El Gobierno de los Kirchner generó en su período más de 6 millones de puestos de trabajo, lo cual activó el consumo y redundó en calidad de vida para los trabajadores.

Reducción de la pobreza: En Argentina alcanzó uno de los niveles más críticos durante la gestión de Menem con un 54%; para 2013, durante el gobierno de Cristina, la pobreza se redujo hasta un 4,7%.

Defensa de los DDHH: al llegar al poder en 2003, Néstor Kirchner promovió en el Congreso la anulación de las llamadas leyes del perdón, que garantizaban la inmunidad a muchos militares y civiles acusados de crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura militar (1976-1983).

Cercanía con Latinoamérica: durante el gobierno de los Kirchner se estrecharon lazos con sus vecinos, en especial con Brasil y Venezuela, a través de la incorporación al Mercosur, igualmente se buscó cortar lazos con Estados Unidos (EEUU) al honrar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y negarse a cancelar los fondos buitres.

En 2015 un nuevo presidente llega al país austral poniendo fin a la era Kirchner; Mauricio Macri, alcanzó la presidencia con ambiciosas propuestas como acabar con la pobreza, reducir la inflación al 10% en 2 años y toda una serie de políticas que tenían como fin la liberalización de la economía de acuerdo con la propuesta neoliberal, todo esto con la esperanza de reactivar la economía.

Pero, los resultados de dichas políticas distaron mucho de sus promesas electorales: la pobreza aumentó al 33,6% en 2018, la inflación escaló desde un 28,22% anual en el período 2012-2015 a un 54,4% en julio de 2019, la cotización del dólar pasó de 14 pesos a 57,95 pesos, todo esto sin contar la eliminación de los subsidios a los servicios básicos que impacto las clases populares y clase media de la población.

Al final el intento de liberar la economía, que tenía como objetivo traer riqueza al pueblo argentino, solo terminó beneficiando a los sectores más acaudalados de la población mientras que los pobres y la clase media, una vez más, fueron los que sufrieron las consecuencias de dichas políticas. Con todo esto no es de extrañar que en las elecciones del 11 de agosto el candidato peronista Alberto Fernández, haya logrado una aplastante victoria sobre su competidor.

Ciudad CCS / Diego Rivero

Únase a la conversación