Historias de Nuestra gente | Caracas se iba a acabar el 28 de agosto pero no pasó

Todos los 28 de agosto LOMO es un cataclismo etílico

Caracas ha sobrevivido a terremotos, derrumbes, deslaves y premoniciones de asuntos catastróficos, unos ocurridos, y otros, solo producto de la imaginación de alarmantes de oficio. Y aquí va ya con sus 452 años bien vividos…

… Bueno, a inicios de los 80, un rumor perverso, muy difundido por los tradicionales medios sensacionalistas de la capital, según el cual Caracas desaparecería por una catástrofe natural ese 28 de agosto. Y desde entonces han pasado varias lunas y a Dios gracias, aquí seguimos…

Mucha gente adelantó vacaciones por terror al pronóstico de aquel extraterrestre que juran haber visto en Sabana Grande anunciando que el Ávila (Guaraira Repano) se abriría en dos y una ola gigante arrasaría a Caracas y sus alrededores… Ese alien era como el muerto sin cabeza de la canción guara. No tenía ojos, pero veía (y hablaba) clarito de aquel funesto futuro… Eso fue como “La Guerra de los Mundos” de Orson Wells

Las rezanderas andaban con su velo, sus velas y un rosario “porsia”. Los curas no tenían argumentos contra el miedo colectivo. Sicólogos y sociólogos fueron entrevistados, igualmente gente especializada en temas espaciales y siderales…y uno, el de a pie, creyendo en vainas.

Los más escépticos inventaron chanzas: si se acaba el mundo compramos “Últimas Noticias”. Si se acaba Caracas jugamos terminales pa’ Táchira o pa’ Oriente. Y vainas así. Pero seguían pasando los días y la funesta fecha se seguía acercando

El 28 de agosto de 1985 murió Miguel Otero Silva. Catástrofe cultural nacional. Y 10 años más tarde Fox Broadcasting Company lanzó su rodaje Alien Autopsy: Factor Fiction: éxito de taquilla…

Pero ese 28 de agosto de 1980 lo único que se acabó fue el Cava y el Cartujo en Bello Campo. Un barbarazo había pasado por el sitio y dejó su huella. Claro, cuando revisamos la fecha, ese día cumplió años el pana LOMO (llamado así por las iniciales de sus nombres y apellidos) y esas eran sus bebidas predilectas para terminar en el popular “sol y sombra”. El tipo es completo, dijo el dueño de aquella famosa licorería. Porque la liga de esos elíxires seguro que generaría no un cataclismo sino el apocalipsis now…

Gracias a Dios el marciano rodó en su pronóstico y aquí seguimos y cada 28 de agosto algo nos tomamos con LOMO, siempre alertas la cosa no vaya a terminar en un verdadero cataclismo etílico, ya que ahora con ese cocuy cualquier vaina puede pasar. Felicidades hermano…

Ciudad Ccs/Luis Martín

Únase a la conversación