Rogelio Polanco: El imperialismo fracasa en impedir nuestras relaciones

Rogelio Polanco / Embajador de Cuba en Venezuela

Y allí estábamos de nuevo en la sala de reuniones de la redacción del periódico Ciudad CCS y la revista Épale CCS, en la segunda cita con el embajador de Cuba en Venezuela, Rogelio Polanco. Muchos cambios desde hace un año de su visita: espacios nuevos habilitados, otros proyectos andando, caras nuevas y otras no tanto con ganas de seguir creando. Él, con su humildad y buen humor, estuvo dispuesto a responder todas nuestras preguntas, pero, antes de eso, dio un abreboca de su mirada a ese panorama nacional e internacional, donde soltó que, en el sector turismo, alrededor de 500 mil estadounidenses viajaron a Cuba el año pasado: “Hay un interés en la sociedad norteamericana por conocer a la Cuba que se les prohíbe”.

Tomate, pimentón y cebollín son algunos de los rubros que tiene la terraza.

Sin duda, hay buenas relaciones con este medio impreso, pues Polanco ejerció el periodismo muchos años y sabe la importancia de informar responsablemente, es un colega aliado que, esa mañana, esperaba tener la edición recién salida del horno en sus manos. Hasta que por fin llegó.

—Cuba es referencia de resistencia para nosotros, y en el ángulo de lo emocional y las relaciones sociales hay mucho que desaprender y aprender. En ese sentido, ¿qué toca aprender de los cubanos?

—Para nosotros, nuestra cultura, nuestra identidad y nuestra espiritualidad son unas de nuestras formas más importantes de resistencia, y hacia ahí el enemigo ha tratado también de socavar. La penetración cultural extranjerizante en Cuba viene desde la época colonial. El andamiaje ideológico desde Estados Unidos fue importante en la llamada República Neocolonial a finales del siglo XIX. Solo la Revolución fue capaz de parar ese proceso de transculturación y ha hecho un esfuerzo extraordinario para fortalecer la identidad cultural y, con ella, las relaciones sociales. Creo que lo importante ha sido el alto sentido patriótico, la promoción al sentimiento nacional cubano frente a todos los intentos de socavar esa identidad. Desde las edades tempranas, desde las escuelas y desde la juventud debe reforzarse esa generación de valores.

—En cuanto a la participación de las mujeres, ¿cómo se refleja en la nueva Constitución?

—El tema de la mujer sigue siendo prioridad absoluta para nuestra Revolución. Se mantiene un alto nivel de participación de la mujer en la vida social, económica. El parlamento tiene un 54% de participación femenina, y sigue siendo muy alta en las fuerzas técnicas, más de 60% en la matrícula universitaria y, cada vez más, estamos priorizando la designación de mujeres en cargos públicos; nuestra política es que cuando sale una mujer de estas reponsabilidades es reemplazada por otra mujer. En la nueva Constitución se mantienen claramente establecidos los derechos de las mujeres y se avanza, porque el Estado debe ser garante de generar acceso a la mujer trabajadora en una mayor participación social y económica.

Tenemos un índice de natalidad que no está acorde con las necesidades de nuestro desarrollo económico.

—Es decir, hay que apoyar el machismo, comentó Roberto Malaver con algo de humor.

—Hay que apoyar que las mujeres paran, y que paran hembras. Tenemos que aumentar el número de hijos e hijas por madre y que, a lo menos, uno de esos sea hembra para que se pueda mantener el índice demográfico, esa es una realidad.
Desde el principio de la Revolución se mantiene la despenalización y legalización del aborto. Además, se hace un gran esfuerzo por evitar el embarazo precoz y que la práctica del aborto sea tomada como un método anticonceptivo.

—¿De qué manera afectan las sanciones a Venezuela en los convenios con el pueblo cubano?

—No ha habido cambio en cuanto a la relación Cuba-Venezuela, producto de la agresividad de Estados Unidos. Los dos países mantenemos la voluntad de seguir adelante con nuestra cooperación solidaria. Se han logrado tantos avances para nuestros pueblos, tanta justicia, tanto bienestar, mantenemos decenas de proyectos de colaboración entre nuestros países, en su mayoría dirigidos al tema de la salud y otros sectores como cultura, deporte, agricultura y otras áreas como la energética en la cooperación bilateral.

A pesar de los esfuerzos de la administración Trump para socavar las relaciones entre nuestros pueblos, nos mantenemos en alianza y fortaleciendo nuestros intercambios. Ya llevamos 26 mil médicos integrales formados entre nuestros países, y es necesario decir que el imperialismo fracasa, una vez más, en impedir las relaciones Cuba-Venezuela.

—¿Cuáles son los retos ambientales que asume hoy Cuba?

—Una isla que está sometida al cambio climático, que va a ver desaparecer algunos espacios, desaparecerán algunos territorios, que va a requerir enfrentarse al incremento de la temperatura, no solo con la subida del mar, sino que también va a generar nuevas enfermedades que atender, nuevas situaciones de diferentes tipos que el cambio climático está trayendo.

Muchos retos en lo inmediato. Y el gran reto, que es mantener nuestro sistema socialista, nuestra economía planificada sin desdeñar la existencia del mercado y mantener una sociedad justa que permita que las futuras generaciones sigan sintiéndose orgullosas de haber nacido en nuestra tierra.

Con cafecitos, galletas y ponquesitos culminamos la ronda de preguntas, y un recorrido, guiado por la directora Mercedes Chacín, fue necesario para mostrar cómo ha crecido la creatividad y la expansión de nuestras ideas en la Fundación para la Comunicación Popular CCS. Primero, en la terraza nos rodeamos de verde con el proyecto organopónico, lugar donde se cosecha lo que se prepara en la Cocina Bien Resuelta que, en ese momento, tenía en el sartén unas crujientes sardinas, y en la nevera una ensalada rallada lista para degustar.

Finalmente, en la Escuela de Comunicación Popular Yanira Albornoz lo recibieron, mostrando el espacio con orgullo, mientras ocurría una clase de lenguaje de señas, y dando a conocer las formaciones existentes, con miras a que exista un intercambio en el campo educativo con Cuba. La ubicación geográfica de esta redacción fue resaltada por Polanco al asomarse en los ventanales de la escuela y deleitarse con los techos rojos que aún nos rodean.

Ciudad CCS / Niedlinger Briceño Perdomo / Fotos yrleana gómez

Únase a la conversación