El informe Bachelet favorece a EE UU

J.J. Álvarez

No había porque sorprenderse con el informe de la alta comisionada de la ONU para los DD.HH. (Acnudh), Michelle Bachelet. Sabíamos de antemano de sus anteriores pronunciamientos conectados con su predecesor contra Venezuela. Ella está dada a favorecer a la derecha y a dar espacio a la manipulación política de EE UU. No contó con la astuta respuesta política del Gobierno Revolucionario, que siempre ha protegido los derechos humanos de los venezolanos. A ese equivocado informe de Bachelet, el Estado presentó 70 observaciones contra el veredicto rendido por la Acnudh el 27/06/19.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, había precisado con anterioridad a la visita de Bachelet que la administración Trump buscaba enturbiar el informe de la alta comisionada de la ONU para los DD.HH., lo cual no dejó una pizca de sospecha. La señora Bachelet, sin cortapisas, disparó una serie de infundios alucinantes contra nuestra patria exponiéndola a los designios del juego imperial de EE UU para más sanciones económicas y comerciales, con el objetivo de acelerar una intervención militar.

La alta comisionada y el grupo que la acompañó, no escatimaron esfuerzos en desconocer la colección de horrores contenidos en entrevistas con las víctimas que resultaron heridas en las guarimbas, de los videos sobre quemas y asesinatos de personas ejecutados por la derecha, de bloqueos, etc., pruebas fidedignas que debieron tomarse en cuenta. El informe otorgó privilegios a la derecha encubriendo la verdad para desacreditar y sitiar al Gobierno Bolivariano.

¿Qué buscó la señora Bachelet, con favorecer a EE UU? La Acnudh no es para favorecer mentiras. Alfred de Zayas, experto estadounidense en derechos humanos, afirmó: “La instancia Acnudh es para ayudar a resolver problemas, no para crearlos con informes que nieguen hechos”.
“No permitiremos jamás la ausencia de nuestra verdad en el informe de la Acnudh”, subrayó Nicolás Maduro, jefe del Estado.

 


Únase a la conversación