«Policía colombiana prepara golpe de Estado»

La situación en América Latina, especialmente en el sur del continente, se ha tornado en los últimos tiempos de un verde resplandeciente, de ese verde esperanza de los pueblos que se levantan ante el opresor neoliberal que sin necesidad de grilletes ha esclavizado a los habitantes de la Patria Grande desde hace muchos años; por ello los descamisados y desposeídos han comenzado a levantar su voz desde la Patagonia hasta el Caribe colombiano. Primero fue Ecuador, luego fue Chile, en Bolivia los pueblos indígenas resisten a un gobierno golpista y en Colombia la gente al parecer ha dejado el miedo a un lado y se ha alzado contra las políticas neoliberales que pretende implementar el gobierno de Iván Duque.

Para Juan Carlos Tanus, presidente de la Asociación de Colombianos en Venezuela, lo sucedido en el antiguo Virreinato de la Nueva Granada es porque en la tierra de Santander se “vive una ausencia de políticas encaminadas a resolver la problemática de la gran mayoría de los colombianos. Lo ocurrido el 21 fue un anuncio que el Gobierno recibió meses atrás por parte de las centrales obreras y las organizaciones sindicales”.

Tanus manifiesta que esa advertencia estuvo acompañada de paros escalonados por sectores, y en diferentes fechas, que permitieron articular la movilización del pasado 21 de noviembre.

“El Gobierno ha dicho que en la movilización del 21 hubo 200 mil personas, mientras que organizaciones no gubernamentales y diarios como El Espectador han dicho que la participación fue de entre unos dos millones 900 mil y tres millones 100 mil personas. De ahí el temor del Gobierno para ocultar la realidad”, precisa Tanus.

El pueblo colombiano sale a manifestar porque una de sus metas es la defensa de la vida.

Golpe en ciernes

El hombre que dirige una organización que aglutina a los hermanos neogranadinos que habitan en la patria de Bolívar, acota que como el Gobierno colombiano estaba anunciado se preparó, pero no para recibir a los marchantes sino para contrarrestarlos y puso como aparato hegemónico represivo a la Policía Nacional de Colombia, que ha sido la fuerza actuante en el control de las manifestaciones.

“La policía ya suma siete asesinatos, más de 500 detenidos, y hay denuncias de desaparecidos, más de 70 en todo el país, desde que iniciaron los paros”, informa Tanus, haciendo un gesto represivo con sus manos.

—¿Y en qué va a parar todo esto en Colombia?
—Esto, sin duda alguna, puede tener dos líneas de resultados. La primera es una recomposición de las reformas pensional, laboral y tributaria, ¡el paquetazo económico! Es decir, sin duda que habrá una reducción del paquetazo económico. Mientras que la otra línea de resultados será la convocatoria para una Asamblea Nacional Constituyente, a la que ya el alcalde electo de Medellín envió un oficio al presidente Iván Duque para que la convoque.

De no hacer eso, el resultado sería nefasto, pues nosotros prevemos que la Policía Nacional de Colombia está gestando un golpe de Estado para sostener a Duque en el poder, porque son ellos los que están manejando todos los hilos para confrontar las protestas.

Y aunque pudiera plantearse esto como un autogolpe, Tanus nos explica que no debe verse así, porque en Colombia la policía es una fuerza, el ejército es otra fuerza, así como la aviación y la armada, y no están aglutinadas en una sola, tal como sucede en Venezuela. “Allá son varios componentes independientes entre sí. Entonces, nosotros prevemos que en esa línea la policía asumiría un golpe de Estado para sostener a Duque. ¿Y cómo llegamos a esa conclusión?, llegamos a esa conclusión porque es la Policía Nacional la que tiene los encubiertos, es la que está administrando a los saqueadores, es la que está asesinando, es la que está frente al operativo contra los colombianos que están en las marchas”, recalca.

Tanus continúa diciendo que la policía hace todo esto porque ningún otro organismo del Estado interviene, “los detenidos no pasan a Fiscalía, el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía en Colombia no es quien está atendiendo a los detenidos, los tiene la policía y ésta no tiene facultades para eso, esas facultades son del CTI”, acota Tanus y agrega que además de esto hay otro elemento, y es que la Policía Nacional ya probó el poder cuando tuvieron de vicepresidente al general Oscar Adolfo Naranjo Trujillo, quien además fue negociador plenipotenciario del Gobierno en las negociaciones de paz con las FARC, “y eso les permite pensar que políticamente pueden ser autores de un ejercicio militar para un golpe”, precisa Tanus.

— ¿Por qué la policía está preparando este golpe? ¿Tiene fuerzas este organismo para ejecutar una acción de este tipo?
— Porque la policía es una estructura muy politizada desde los altos mandos, y muy cercana al Gobierno. Hay que recordar que los gobiernos de Uribe estuvieron más cercanos a la policía que al ejército, porque de una u otra manera el ejército enfrenta el tema del tráfico de drogas y estupefacientes, mientras que la policía es parte de los carteles de la droga.

La policía colombiana es la que tiene la franquicia de las Águilas Negras, y éstas son un aparato paramilitar que surge, paradójicamente, en zonas de alta confluencia de la policía. En zonas donde hay conflictos aparecen las Águilas Negras, de hecho los que amenazaron a los líderes de las movilizaciones en el país fueron ellas.

Más de dos millones de personas se movilizaron el 21 de noviembre

Marchan contra la privatización de las pensiones

— ¿Y qué están pidiendo los colombianos en las movilizaciones?
— Que se hagan cambios en los sistemas de pensiones, que se eliminen las reformas de orden pensional para que por lo menos en Colombia la gente se pueda pensionar a los 57 años las mujeres y a los 62 años los hombres, porque en Colombia existen dos tipos de pensiones, el privado y el público.

Tanus nos explica que el régimen público se llama Régimen de Prima Media, y el Gobierno pretende eliminarlo y pasar todo el tema de las pensiones a las corporaciones privadas, que exigen al trabajador y a la trabajadora de la nación neogranadina haber depositado 250 millones de pesos para pensionarse y además de cotizar 1.150 semanas, mientras que el sistema de pensión pública sólo exige haber cotizado 1.300 semanas y no piden que la persona haya ahorrado 250 millones de pesos.

“Si un pobre trabajador logra tener un ahorro de 250 millones, para qué va a ir a un fondo de pensiones a poner su plata, pues administra sus recursos.

Entonces, ¿el Gobierno qué pretende? Eliminar la empresa del Estado encargada de administrar las pensiones y entregárselas a los particulares, que las modificarán para que las mujeres y hombres tengan que cotizar cinco años más; es decir, las mujeres a los 62 y los hombres a los 67”, afirma Tanus.

Tanus nos dice que por eso la lucha contra la reforma de las pensiones va de la mano del reclamo contra la reforma laboral, porque esta última pretende que se contrate por horas, lo que conllevaría a que la gente para prestar un servicio ya no sea contratada por semanas o por días, lo que pudiera generar que a una persona se le haga complicado, en el futuro, poder completar 1.300 semanas de cotización al ser contratada por horas.

“Entonces, parte de lo que lucha la gente, de lo que lucha el pueblo colombiano en las movilizaciones, es que la reforma laboral impida que se reduzcan las horas de trabajo de 48 a 45 y que la contratación laboral sea por horas, así como que el salario de los jóvenes menores de 28 años no sea el 75 % del salario mínimo”.

— ¿Qué tan efervescente está la movilización en Colombia?
— El país está movilizado, y no siente el temor que tenía hace tres años, mientras la oligarquía siente un gran temor porque son las grandes masas la que están en la calle.

Ese país movilizado, en especial los estratos 4 y 5, son los que están reclamando que no haya paquetazo económico, por ello el gran temor de la oligarquía colombiana, y ni siquiera por un tema insurreccional, sino porque es un cúmulo de gente de bajos recursos el que ha salido a las calles de Colombia.

Tanus relata que otro tema que está en el tapete es la posible venta de las empresas electrificadoras, que pertenecen al Estado y el gobierno de Iván Duque está pretendiendo venderlas a corporaciones privadas, lo que pudiera generar graves y grandes problemas en el suelo neogranadino.

“Si se vende las electrificadoras a los privados, la tarifa pasaría a tener de un 35 a 45 por ciento de incremento. Por eso, actores como Carlos Vives o la Reina Nacional de Belleza, han dicho: ‘ojo, si venden las electrificadoras, ese 40 % que le van a incrementar a mis facturas va a ser impagable’ ”, exclama el dirigente social colombiano.

La juventud quiere dejar plasmada la paz en Colombia

Un pueblo sin miedo

Tanus relata que en Cúcuta la movilización no le causó temor ni pavor a la gente, a pesar de que el paramilitarismo estuvo dando vueltas.

— ¿Y por qué a la gente ya no le causa temor movilizarse?
— Porque a la gente ya no le da temor morirse, porque la gente además asume la responsabilidad de lo que ocurra, porque está dispuesta a que suceda cualquier cosa. No hay temor a la represión.

Tanus precisa que uno de los temores de la gente es que el Gobierno no cumpla, porque el Gobierno les ha incumplido a los campesinos que se sentaron con ellos y firmaron documentos de compromiso, al igual que con los indígenas, pero lo más grave fue incumplir a las FARC.

“Los campesinos están solicitando se les resuelva el problema de la titularidad de las tierras que trabajan, pero es que en Colombia hace más de 60 años que se ha evadido la reforma agraria, y ésta se ha evadido porque la tierra es un factor de poder, y como la reforma agraria no les va a sostener el poder a ellos no les interesa”.

Ya para finalizar el ameno diálogo sostenido con este luchador social colombiano, éste nos suelta una sentencia que rasga el velo que cubre el poder colombiano, y nos dice que: “Colombia lo que tiene es una dictadura civil sostenida por el aparato militar”; es decir, que es una ilusión lo que han vendido a los colombianos a lo largo de 60 años.
_________________

Filtración nada inocente

Con respecto al audio que se filtró, donde se escucha una conversación entre el embajador de Colombia en Estados Unidos Unidos, Francisco Santos, y la canciller neogranadina, Claudia Blum, Tanus afirma que la filtración de este audio no fue obra de la casualidad sino que se hizo con la intención de mostrar a Estados Unidos y a la oposición recalcitrante de Venezuela que sin la ayuda de Colombia será imposible derrocar el gobierno de Nicolás Maduro.

“Ese audio dice cosas con las cuales está fundamentado el ejercicio del negocio. Es decir, para mostrarle a EEUU que sin Colombia no resuelve el tema Venezuela; y a la oposición venezolana que sin el lobby de Francisco Santos y Claudia Blum no consiguen más dinero”.

Pero, al parecer también es una guerra entre los principales carteles de la droga en Colombia como son los de Medellín y Cali, los cuales tienen un gran poder en la economía colombiana, ya que según nos comenta Tanus el tráfico de drogas es el que mantiene viva y con fuerza a la economía colombiana.
_________________

*Biografía Mínima

Juan Carlos Tanus es un migrante colombiano que vive en Venezuela desde hace unos 30 años, es director de la Asociación de Colombianos en Venezuela, activista de los derechos humanos, así como de los derechos de los migrantes. Ha sido candidato a la Cámara de Representantes de Colombia por el partido verde y la circunscripción internacional.

Es un fuerte crítico de la situación de Colombia, a la cual define como una nación que se mueve gracias al narcotráfico, ya que son los carteles de Medellín y Cali los que generan movimiento en el aparato económico y productivo del país, así como en el sector financiero y cambiario, debido a que cuando dejan de inyectar dólares a la economía neogranadina el dólar tiende a subir su valor en relación al peso colombiano, y los negocios se pasman.

TEXTO JUAN C. PÉREZ DURÁN | FOTO AMÉRICO MURILLO 

Únase a la conversación