Karel García vino a Venezuela a mostrar su trova en tres regiones

No sólo es compositor, poeta, guitarrista, cantante y trovador. Karel García se considera humanista, bolivariano y fiel al legado del revolucionario cubano José Martí.

Esta es la tercera vez que visita a Venezuela: la primera fue por apenas 36 horas para un acto con el presidente Nicolás Maduro en la Casa Amarilla, en el casco central de Caracas, para cantar una canción que le escribió a Ernesto “Che” Guevara llamada 14 verbos de junio por Guevara, que lo enaltece como un modelo de hombre, un héroe latinoamericano y un rostro de pueblo. Y la segunda oportunidad fue en abril del pasado año, junto con una brigada cultural cubana compuesta por él, el humorista Enoel Oquendo y Fátima Patterson, premio nacional de teatro 2018 de Cuba. En esa oportunidad, los tres se enfocaron en cantar a sus paisanos que se encuentran colaborando en Venezuela, por iniciativa del Ministerio de Cultura.

Y es que Karel no sólo compone desde hace más de 30 años, también tiene un proyecto de guitarras clásicas para el Instituto Superior de Arte de Cuba.

Ahora hará una gira por Caracas, Mérida y Barinas para tocar 20 de sus mejores canciones junto con la agrupación Los D+.

El 30 de enero se presentará en el Teatro Nacional y el 31 en La Patana Cultural del Teatro Teresa Carreño.

— ¿Qué nos puede decir del papel de los trovadores?

— Los trovadores tenemos mucha libertad a la hora de componer en cuanto a género. Un deber del trovador es contar lo que está pasando alrededor, mostrar su punto de vista. Esto lo han hecho los trovadores históricamente. Es un deber, hay que estar implicado, tomar una posición en la vida y eso te lo dan los principios, tu formación. Yo soy muy humanista, muy martiano (por José Martí), muy bolivariano y muy cubano; entonces estoy siempre del lado de lo justo y creo que eso es lo que el trovador tiene que hacer siempre.

— ¿Qué tema tocaría para América Latina, tomando en cuenta que están atacando a los gobiernos de izquierda?

— Me dolió mucho el golpe de Estado en Bolivia, contra Evo Morales. Justamente me pidieron que le escribiera una canción para utilizarla el año pasado, enfocada en la campaña presidencial de Evo. Me la pidió un gran amigo, entrañable, Juan Ramón Quintana, quien era ministro de la Presidencia de Evo en su último año de mandato. Él, anteriormente, era embajador en Cuba e hicimos una gran amistad. Escribí la canción. Claro, yo me involucro a fondo en todo lo que creo, porque hay que ser sincero, mostrar lo que uno piensa y ser coherente a la hora de escribir.

— ¿Cómo ve el papel de los medios de comunicación que muestran una realidad distinta de lo que ocurre en el mundo?

— Los medios de comunicación están manipulados, manipulan, eso lo sabemos todos. Yo viví muchísimos años en España y, al principio, los primeros dos o tres años me indignaba porque veía todas las mentiras tan flagrantes en la cara de uno. Yo decía: ¿cómo la política y los medios pueden ser tan cochinos? Veías gente diciendo barbaridades cuando todo el mundo sabe que es mentira. Tienen el poder de los medios y eso manipula el pensamiento y la acción de la gente. Por eso no creo en los medios o en ciertos medios que no son imparciales, porque manipulan. Eso es así a escala mundial; es una pudrición mundial a la cual tenemos que sobreponernos con las redes sociales y con otros medios como, por ejemplo, Telesur, que me parece que muestra fielmente la realidad. Hay que apoyarse en eso y siempre investigar.

— ¿Cómo ve a Venezuela?

— La veo tranquila. No he estado muy pendiente del mecanismo interno, pero ahora veo tranquilidad, cierta normalidad. El año pasado estaba un poco más agitada y crispada la cosa. Ahora me han dicho que Guaidó no convoca ni a 300 personas en Caracas, que tiene cuatro millones de personas.

— ¿Qué nos trae en esta gira?

— Traemos canciones de amor, de desamor, temas que cuentan la realidad del cubano de una manera sabrosa. Es un recorrido por mi repertorio, cercano a las 20 canciones. Estamos preparados y voy a ir cambiándolo durante la gira, aunque la temática es la misma.

— ¿Y cuál es la realidad del cubano?

— La realidad del cubano es luchar, superarse, sobrevivir y seguir adelante. Estamos levantando un país contra todo lo que te puedas imaginar: el bloqueo, las sanciones, la burocracia interna. Ahora con este hombre, Donald Trump, imagínate. Debe tener un problema psiquiátrico ese señor. No es normal. Está fajado contra el mundo desde que llegó al poder y con Cuba está ensañado, pero lo que él no sabe es que nosotros somos una pared y está chocando contra la pared. Tenemos un muro de principios, un muro de lealtad al proyecto donde estamos desde hace 60 años y no nos va a tumbar. Él puede seguir tirando medidas contra medidas, sanciones y más sanciones, todo lo que quiera, pero estamos ahí. Tuvimos momentos más difíciles en Cuba con el derrumbe de la Unión Soviética y sobrevivimos. Ahora seguimos, vamos a seguir.

— ¿Qué otros proyectos tiene para este año?

— Principalmente terminar de grabar la trilogía de las flores, que me queda un disco que está en producción, y seguir trabajando con los muchachos, unos jóvenes muy talentosos y valientes (Los D+). Ellos son graduados del Instituto Superior de Artes de Cuba. No tienen mucho mercado pero creen en esto, creen en mí y no los quiero defraudar. Lo mío es seguir componiendo para que sigan trabajando ¡y yo también!

Ciudad CCS / Rocío Cazal / rociocazal@gmail.com / Foto Javier Campos

Únase a la conversación