La Araña Feminista | Belankazar: apología a la pedofilia

Lorena Bernal

Hoy, un gran dolor nos abofetea la cara, un dolor que viene de muchos años, décadas atrás, cuando el Miss Venezuela comenzó, y con el tiempo pasó a ser un negocio rentable, fuente inagotable para la explotación y exportación de cuerpos, principalmente femeninos, convirtiéndose en un gran sueño para niñas y jóvenes que quieren pertenecer a concursos de bellezas, agencias de modelajes. Ser reconocidas como mujeres bellas, como objetos de culto.

Como vivimos en un país que hizo romántica la belleza, sin tener conciencia de lo que hay detrás de esa maquinaria simbólica del capitalismo, hemos dejado que las mujeres fueran mercadeadas, erotizadas y exotizadas como ganado. Un mercado que llegó con sus tentáculos a apropiarse y lucrarse de miles de niñas, niños y adolescentes, ejerciendo en ellas y ellos también estereotipos de belleza, y la clara sexualización de la infancia. Crear un mercado lucrativo para la explotación sexual infantil.

Las agencias de modelaje están para cosificar los cuerpos y, en este caso, la infancia. Miles de niñas, niños y adolescentes son expuestos a prácticas de modelaje que reafirman una cultura de masas, donde la belleza y la pornografía infantil se dan la mano, y exaltan la cultura de la pedofilia.

Por eso existen casos como el de la Academia y Agencia de Modelos Profesionales Belankazar, ubicada en Sabana Grande, acusada hoy de abuso y explotación sexual de niñas, niños y adolescentes. Conocido gracias a que el pasado 31 de agosto una joven en Twitter publicó un hilo de hechos en el cual se señala la relación existente entre la agencia Belankazar y la pedofilia a través de la plataforma YouTube.

¿Cómo proteger nuestra infancia de esta red de pedófilos que se disfrazan de agencias de modelaje? ¿Por qué apoyamos las agencias de modelaje, si en estos lugares se fotografían y graban abiertamente a nuestras niñas, niños y adolescentes, haciendo con las imágenes lo que sea, mientras muchas madres y padres creen que están modelando inocentemente, y pueden estar siendo víctimas de violencia y abuso sexual a través de la divulgación de las mismas? Pueden aparecer en bikinis, ropa interior o haciendo posees eróticas, como hizo la agencia Belankazar y muchas otras agencias.

¡Sexualizando así los cuerpos de nuestras niñas, púberes y adolescentes!

Tenemos el deber y la obligación de salvaguardar la inocencia de las y los más pequeños, permitiendo y fomentando un desarrollo sano.

 


Únase a la conversación