La avanzada arma que Rusia esconde bajo la manga

Se trata del sistema antisubmarino misilístico que será probado en el 2020

En el 2020 finalizarán las pruebas del sistema antisubmarino misilístico Otvet, comentó en una rueda de prensa el viceministro de Defensa de Rusia Alekséi Krivoruchko. La corporación Gidropribor ya puso en marcha la producción en serie del nuevo armamento fuerte y preciso elaborado para los buques de guerra de superficie . El Otvet será usado en las naves de clase corbeta, fragata y crucero. En particular, de este sistema se dotará el pesado crucero nuclear Almirante Najimov del proyecto 1144 Orlán que se está modernizando para volver a la Flota de Rusia en el 2021.

“Otvet será una evolución del sistema antisubmarino Paket-NM usado actualmente en los buques de guerra rusos”, comentó el redactor en jefe de la revista Arsenal Otéchestva, Víctor Murajovski, a la versión rusa de Sputnik.

Las características técnicas del nuevo sistema aún no se han hecho públicas, pero es sabido que, como herramienta universal, se podrá instalar en buques de casi cualquier desplazamiento. El principio de su funcionamiento es detectar a tiempo la amenaza submarina y destruir tanto el portador, como su armamento.

Paket-NK es un sistema altamente automatizado, orientado a detectar y clasificar los blancos, definir los parámetros de su movimiento e indicar el objetivo exacto, que defiende los buques de superficie de torpedos y submarinos a distancias cortas. Está dotado de los torpedos térmicos MTT, capaces de destruir los submarinos a 600 metros de profundidad y a una distancia máxima de 20 kilómetros, y el sistema de propulsión antitorpedo M-15 que actúa a una distancia de 1.4 kilómetros y a 800 metros de profundidad. Ambas armas tienen la velocidad de hasta 50 nudos, o 92 kilómetros por hora

Las ventajas del Otvet

Los sistemas misilísticos antisubmarinos son el medio más eficaz en el arsenal de un buque de superficie para batir a los submarinos del rival. El sistema Kalibr-NK se considera el más avanzado en la flota rusa de buques de superficie y está dotado de los torpedos misilísticos 91RT2, integrados en la lanzadera vertical. Al alcanzar el objetivo indicado, el torpedo se aparta del portador, cae al agua en un paracaídas y busca al submarino mediante la propia ojiva de autodirección.

La principal ventaja de un sistema misilístico antisubmarino de este tipo es la capacidad de alcance de unos 50 kilómetros que cubre con creces la autonomía de cualquier torpedo regular. Según los expertos militares, el Otvet será un proyecto de desarrollo de Paket-NK, el nuevo sistema antisubmarino supuestamente combinará las tecnologías de Paket-NK y el misil Kalibr-NK. De momento, hay información pública oficial sobre el sistema Otvet.

En la XIV Feria Internacional de la Industria de Defensa de Estambul IDEF-2019, celebrada en mayo en Estambul, Turquía, Rusia presentó la bomba aérea Zagon-2E, otro ejemplar del armamento destinado a destruir los submarinos a 600 metros de profundidad. Lanzada desde un avión o helicóptero, la bomba se cuelga del flotador sobre la superficie de agua y luego empieza a buscar los blancos. Al desprenderse del flotador y seguir los mandos del dispositivo de guiado, la Zagon-2E se sumerge para dar con el submarino. El proyectil se mueve solo con ayuda de su propio peso, por ello no puede ser detectado por el sistema acústico del submarino que no logrará ejercer la maniobra de desvío.

Ciudad CCS / Sputnik

Únase a la conversación