“La historia de Caracas hay que desmitificarla”

El profesor Mario Sanoja, nuevo cronista de CCS, sostiene que estamos viviendo una época con la creación de una ciudad comunal

El profesor Mario Sanoja, quien fue nombrado, en fecha reciente, como cronista de la ciudad de Caracas, tiene la visión de ejercer su labor con una nueva concepción sobre la historia de la capital, para que sus habitantes conozcan mejor la región donde conviven.

“Una de las situaciones fundamentales de esta nueva época que vivimos y que ha cambiado las condiciones históricas, es que estamos viviendo una coyuntura política nueva, la cual es necesario proyectarla, para que se conozca, de manera amplia, el proyecto de la ciudad comunal”.

Así se expresa el profesor Sanoja, quien tendrá enfocada su labor, como cronista de Caracas, en explicar con carácter docente el reto importante que significa la búsqueda de la construcción socialista bolivariana, la cual servirá para mejorar la convivencia entre los pobladores, lo que supone un proyecto de trabajo totalmente original y más complejo.

Asegura que su labor, junto con el cuerpo de historiadores que lo acompañan, entre ellos su más cercana asistente, la doctora Iraida Vargas Arenas (doctora en Historia y Geografía, egresada de la Universidad Complutense de Madrid), contrasta con los cronistas anteriores, los cuales, desde la creación de ese despacho en la época colonial, hasta hace poco tiempo, solo se dedicaban a registrar sucesos sin tomar en cuenta las historias de los primeros habitantes de la zona.

La gran mayoría de los cronistas de Indias, es decir, aquellos empleados del rey que se trasladaron a las tierras nuevas, se dedicaban a escribir sobre acontecimientos históricos, en su mayoría desconocidos para el monarca, porque eran sucesos inéditos, para enviarlos a la corona. Esa tradición continuó hasta nuestros días y ahora la idea es enseñar a los habitantes, para la convivencia en la ciudad comunal.

“Pienso que, de ahora en adelante, la labor es orientar a los ciudadanos, porque el proyecto consiste en la creación de una cultura de comunidad, la cual consiste en un proceso de identidad histórica de los ciudadanos con su ciudad”, explicó.

Agregó: “Hay que buscar desmitificar la historia de Caracas con un proyecto cultural, cuyo centro está en una exposición didáctica que se presentará en distintos espacios de la ciudad, y el objetivo es rescatar un elemento histórico, que consiste en mostrar a los verdaderos e iniciales pobladores de la ciudad”.

El profesor Sanoja indica que se hace necesario informar a todos los ciudadanos, para que conozcan que Caracas fue y es una ciudad caribe y el señorío, que se extendió hasta la cuenca del lago de Valencia, vino después de la conquista. Nadie ha querido señalar la verdadera historia de los primigenios habitantes, es decir, esa se borró.

La lección que tiene proyectada el nuevo cronista es sobre la ocupación caribe, que se extendió por la gran aldea de Caracas, antes de la llegada del conquistador español. De acuerdo con excavaciones y la aplicación de la prueba del Carbono 14, estudiaron la madera de unos árboles que se utilizaron para incendiar varias viviendas y huertos caribeños que se encontraban en la zona, que datan de 1559, cuando incursionó por estos lados el conquistador Francisco Fajardo.

Primeros habitantes

El cronista enumera las zonas pobladas por los caribes, con bastante actividad social y económica, de la siguiente manera: 1) El terreno de lo que es hoy la cuadra formada por las esquinas de Santa Capilla, Principal, La Torre y Veroes. 2) La zona en la cual está ahora el Palacio de las Academias y la esquina de Pajaritos y 3) donde se encuentra el Teatro Municipal, esquina de Reducto. Esa población estaba ubicada en lo que ahora es el centro de Caracas.

También expone que la población no desaparece con la conquista del territorio, porque los caribes llegan a ser un componente muy importante, antes y después de la conquista. En sus estudios señala que se extendieron desde el oeste de Caracas hasta Baruta.

El grupo de científicos que dirige ha realizado excavaciones y ha encontrado bastante y buen material, que indica que también hubo poblaciones de caribes por la zona de Prados del Este, exactamente por donde se encuentra la calle Río de Oro.

“Razones por la cual aseguro y hacia esa dirección se dirige el proyecto, porque Ciudad Caribe no es un lema. Lo cierto es que fueron muchos los pobladores de Caracas antes y después de la llegada del conquistador español. También es una verdad que llegó un momento en el cual no se habló más de los caribes y se inventó el mito de que Diego de Losada llegó y fundó a esta ciudad en un valle. Historia que se niega con el hecho de los estudios que se han realizado con el ADN, que muestran que la población caraqueña tiene un alto porcentaje biológico caribe”, señaló en su interesante exposición.

Rescate de los verdaderos acontecimientos

En el archivo histórico de Caracas, que, de acuerdo con lo dicho por el profesor Sanoja es inmenso, se encuentra un grupo de historiadores en plena investigación, para aportar hechos y realidades que sirvan para la enseñanza, por varios métodos didácticos, que, al final, servirán para apartar mitos y leyendas, para beneficio de la ciudad comunal que está en plena organización en todos los estratos de la población.

Asegura que con las nuevas orientaciones, el pueblo terminará, de una buena vez por todas, en poseer el protagonismo de su peso histórico, para bien propio y de la comunidad.

“El pueblo aprenderá su verdad y, de esa manera, buscará la organización de la ciudad comunal que se merece para el buen vivir. Llegará el momento en que los pobladores, no solo de Caracas, se constituirán en comunas, enseñanza que es difícil y compleja, pero seguro que llegará”, dijo, para terminar, el profesor Mario Sanoja, cronista de Caracas.
_______________

*Biografía Mínima

Nació en Caracas el 12 de septiembre de 1934.

Estudió secundaria en el liceo Fermín Toro y se graduó en la Escuela de Antropología de la Universidad Central de Venezuela. Continuó su formación en La Sorbona de París, Francia, donde egresó con una maestría en Etnología.

A su regreso obtuvo el doctorado de Antropología en la UCV, donde fue profesor titular desde 1960 y ahora está en la condición de jubilado.

Es individuo de número de la Academia Nacional de la Historia y posee los premios nacionales de Cultura y el de Historia.

No está retirado por completo, porque se mantiene en la docencia en varios institutos educacionales.

JULIO BARAZARTE / CIUDAD CCS
FOTOS V. MÉNDEZ

Únase a la conversación