Lenín

Roberto Malaver

¡Por una sociedad sin clases, no vayas a la escuela! Tremendo peo en el que se metió Lenín después de traicionar a Rafael Correa. Lo que quiere decir que detrás de cada traición hay un peo de padre y señor mío. Allí está, por ejemplo, Ismael  ̶Talanquera ̶  García, que nadie sabe por dónde anda y nadie lo quiere ver. La enfermedad infantil de Lenín en Ecuador es que se puso a negociar con el Fondo Monetario Internacional y se le subió la gata a la batea. Y después de haber jurado lealtad a su máximo líder, es decir, a Rafael Correa, ahora sufrió una metamorfosis que ni Franz Kafka es capaz de describirla, sobre todo porque no está vivo para narrar esa nueva novela. Allí, en Ecuador, se le presentó a Lenín el Estado y la Revolución, que se le viene encima sin Carnaval ni comparsa. Y lo peor son sus declaraciones: “Maduro es el culpable”. ¡Carajo!, ¿díganme ustedes si se puede votar por un candidato que dice esas pendejadas?

Y ante ese tremando peo, una vez más nuestros medios de comunicación se pusieron de acuerdo para apoyar a Lenín. Y no solo ellos, banqueros y empresarios amigos -siempre dispuestos a sacrificarse por el capital que los une- están allí prevenidos a no dejarse tumbar por esos zánganos, como los llamó Lenín. Lo malo de esta situación es que deja al descubierto y al desnudo que nosotros apoyamos a los malos, a los delincuentes, a esos a quienes les importan un carajo las vainas sociales, es decir, esas en las que deberían ponerse siempre al lado de las mayorías, pero esas vainas no son negocio, no dan dinero. Todo lo quieren gratis, educación, salud, vivienda, y ni de vaina, eso está bien para los chavistas, que según Lenín, son los que lo están jodiendo allá en Quito, y por eso, antes de salir huyendo para Guayaquil, preguntó si allá también había chavistas.

Quienes también están quedando muy mal con este peo en Ecuador son los compañeros Luis Almagrotesco y Michelle Bachelet, que se están haciendo los locos con la violación de los derechos humanos y no aparecen por ninguna parte. A última hora, Almagrotesco publicó un comunicado a favor de Lenín y el Estado, pero no de la Revolución. Y seguro la Bachelet ya mandó a hacer un informe para presentárselo a Lenín y decirle que todo está del carajo, menos en Venezuela. Mientras tanto, hay un montón de bolsas creyendo que Rafael Correa está en Barquisimeto viendo los crepúsculos y bebiendo cocuy. ¡Hay que tener bolas para creerse una vaina así! Con este escenario leninista en Ecuador nos estamos volviendo locos de bola.

El papá de Margot llegó muerto de la risa y dijo: “¿En Barquisimeto?, ¡este Lenín sí es arrecho! ¿Qué Correa está en Barquisimeto tumbando el Gobierno de Ecuador? ¡Qué bolas! Y agarró la puerta y le metió ese coñazo tan duro, que el vecino gritó: “Vas a tumbar el edifico, muérgano”.

Tú y yo estamos locos de amor  -me canta Margot.


Únase a la conversación