Luigino Bracci Roa: “La crítica busca reparar los problemas no tumbar la revolución”

El proceso bolivariano necesita ser independiente tecnológicamente pues el día menos pensado las empresas extranjeras nos bloquean el servicio y nos paralizan

Luigino ni se percató de nuestros pasos, tuve que llamarlo dos veces para sacarlo de su concentración informática en su rinconcito de la valiosa emisora Alba Ciudad. Se puede decir que es uno de los tantos papás putativos de esta radio que en el 2009 se hallaba en completo abandono y que él mismo describe en su blog “la pusimos en el aire, aún cuando nos decían que no tendríamos la capacidad”.

Y es que cuando se empecina en algo lo hace y lo logra. La pasión por lo que hace se le nota una vez conversas con él. Se asoma, sale y se sabe en medida confianza, y de una vez te cuenta de memoria fechas claves de esta revolución, hechos puntuales y por qué sucedieron, críticas no complacientes, lo que le ha premiado a favor y en contra: un Premio Nacional de Periodismo Digital (2016) y cualquier cantidad de improperios por las redes sociales.

“Por un abordaje franco y claro en su blog sobre temas álgidos y la precisión en el uso de datos y estadísticas esclarecedoras nos permiten despejar dudas y orientar nuestra opinión ante hechos cotidianos”, reza el reconocimiento que le hizo el Premio Aníbal Nazoa el año pasado. O sea, mueve el avispero, como quien dice.

Sin embargo este experto en informática y comunicador alternativo, considera que la crítica es para que las cosas mejoren, “no porque uno quiera que se acabe la revolución”.

Digamos que lo hicimos despegarse de su oficio para darse un airecito por la Plaza Caracas. Y digamos que con ventarrón frío y todo se nos fue la entrevista hasta la época de Chávez cuando recordó que el software libre está preñado de buenas intenciones.

—¿Qué pasó con Linux? ¿Esa revolución tecnológica se quedó en la nevera?

—En eso estamos, dándole todo el tiempo, por ejemplo Alba Ciudad es la primera emisora de radio venezolana que está migrada totalmente a Linux, software libre. No ha sido fácil, se nos ha enseñado a utilizar programas bajo Windows, es cosa de costumbre. Sin embargo yo creo que han sido más los beneficios que los problemas.

Chávez desde el 2003 fue quien lo impulsó a raíz del paro petrolero. La parte informática de Pdvsa estaba privatizada, la manejaba una empresa privada Intesa que a su vez era propiedad de una empresa estadounidense.

Cualquier cosa, abrir cerrar válvulas, trasladar petróleo, todo se hace a través de computadoras. Al quedar ese cerebro informático paralizado, Chávez se asesoró también por personas como Socorro Hernández, José Luis Rey, haciéndole ver la importancia de que una empresa como Pdvsa – y el estado en general- tiene que dominar sus tecnologías, porque si dependemos de terceros, de empresas privadas o incluso de otros países, puede llegar un momento en el que ellos respondan a otros intereses y terminan bloqueándonos, forzándonos a detenernos. Es por eso que en el 2004 en diciembre firma ese primer decreto 390, para que el estado migrara toda su plataforma informática a Linux. Algo histórico, tal vez no somos el primer país, pero si uno de los que en el mundo emitió un decreto así, y fue luego imitado por muchas otras naciones.

Ahora, lamentablemente se encuentra en la nevera. Hubo y hay mucha resistencia en el estado. No se aprovechó en aquel momento, sin embargo pienso que la conyuntura actual puede brindarnos el chance de independizarnos.

Fíjate: ese software que el estado utiliza (instituciones públicas, empresas del estado) requiere que todos los años se cancele una licencia que hay que pagar en dólares grandes sumas a empresas extranjeras para que un software determinado pueda seguir funcionando. Ellos tienen una forma muy particular de hacer que las personas encargadas de renovar esas licencias en las instituciones o empresas, se les paguen unas comisiones bajo cuerda para que todos los años sigan renovandola. Esa ha sido una piedra de tranca para el software libre.

“Sin conocimiento libre no hay socialismo”, es su consigna.

Software Libre

Luigino conoce bien lo que él llama comunidad de Software libre. Aunque usted no lo crea para 2016 en Venezuela de niños y niñas con Canaimitas que usan software libre era de 5 millones.

Se menciona la canaima pero no este importante avance, pasando por debajo de la mesa, hecho que, Luigino ha intentado de cualquier forma mostrar. Se puede leer en su blog donde toca temas de informática y sucesos llamativos que ocurren en el país, El espacio de Lubrio: “Se dictan cursos, hay información y tutoriales libres por toda Internet, hay mucha gente dispuesta a dar cursos. Ni siquiera los altísimos costos de los productos Apple y Adobe motivan a los entes públicos a abandonar estas tecnologías. ¿Es tan difícil cambiar nuestras costumbres?”.

—¿Te irías del país?

—Me gustaría irme temporalmente para estudiar algo, conocer, pero irme a vivir a otro país y abandonar por completo Venezuela, eso no. Hay que levantar el país, y no lo digo por mí pero hay calidad humana en Venezuela, quedan, a pesar de la migración.

El país necesita de ellos, en el caso de la Uneti, la UCV, la Simón Bolívar, los estudios son gratis, de otra manera estudiar una carrera de computación en otro país es costosísimo. Estudian acá y apenas se terminan de graduar se van a otro lado.

El presidente Maduro ha dado unos buenos pasos con la creación de la Universidad Nacional Experimental de Telecomunicaciones e Informática, esperemos que no se quede como una universidad que nada más enseñe la parte técnica, que forme a los chamos conciencia sobre su aporte para el desarrollo del país.

—Esas opiniones estrictamente personales, sumado a las críticas directas y oportunas, ¿han levantado regaños?

—La cara de Luigino cambió, ya no era el mismo tímido. La risa nos invade como si se tratara de una travesura: “claro, claro que sí”.

Aunque yo trabajé mucho tiempo en la empresa privada, sé que allí jamás me permitirían ni una décima de las críticas que yo hago trabajando para el estado, para la revolución. Muchas de esas críticas es porque uno quiere, desea y necesita que las cosas mejoren. Y a veces uno ve cierta lentitud, cierta desidia, problemas que no se corrigen, da indignación. No somos indolentes.

—¿Cómo crees que va la revolución en la redes sociales?

—No sé hasta que punto es buena idea estar tan enfocado en las #etiquetas mientras que en el mundo de las redes sociales la oposición, la derecha y sus medios de comunicación se están enfocando en otras cosas. Se enfocan muchas veces en presentar hechos, en presentar investigaciones, en buscar la indignación de las personas, a veces incluso achacando cosas que hace la empresa privada, por ejemplo los precios elevados, allí de alguna forma se encargan de hacer que la gente se moleste con Maduro y no con los empresarios. Entonces ese tipo de cosas, nos falta, en el mundo de la comunicación social hacer mas reportajes de investigación, ser un poco mas atrevidos con eso.

La inmediatez ha hecho que se descuide el periodismo de investigación, que si en este momento se hiciera bien, podríamos develar muchas cosas, cómo el empresariado privado está participando en esa guerra económica, aunque al pueblo le cueste creer aún en el término, pues esta bastante desgastado.

Debemos tratar de investigar quién está detrás de esos marcadores de Dólar Today, como dice el economista Luis Salas, desde el 28 de diciembre del año pasado para acá el ritmo en el que venía subiendo el dólar paralelo es brutal y obviamente fue la decisión de alguien. ¿De quién? Tal vez por estar tan pendiente de las etiquetas no nos hemos dedicado a hacer las investigaciones.

—Eres uno de los primeros que monta datos y cifras esclarecedoras. En este ámbito, los fake news, ¿nos comen vivos o hemos sabido defendernos?

—No y sí, porque la oposición venezolana e internacional tienen una maquinaria, medios de comunicación, El Nacional, en Miami, Florida es una península dedicada a fabricar mentiras sobre Venezuela. Contrarrestar eso es muy difícil y hay quienes se preguntan si de verdad vale la pena, si ellos generan 50 fake news diarios ¿vale la pena generar 50 respuestas diarias? o si mas bien eso va a ser una operación de desgaste. Es un debate, sin embargo creo que hay que responder a los que más penetren en la población. No nos podemos quedar callados pero tampoco agotarnos.

—Una fortaleza y una debilidad de la Revolución.

—Fortalezas, yo creo que la conciencia que nos han dado. Antes eramos mas apáticos con la política. Hay que seguir fortaleciéndola, sobre todos en los chamos.

Debilidades: nos ha costado tejer redes con la izquierda de otros países. Creo que hace falta entendernos mejor con la izquierda latinoamericana. Dejar algunas de las diferencias que pudieran existir con las izquierdas de Colombia, España

Ajá Maduro no es Chávez, pero Canel tampoco es Fidel, y eso no implica que vamos a dejar de apoyar a Cuba…cada uno tiene su particularidad. Hay que continuar trabajando en esto, la Revolución es una lucha de por vida.

—Cómo es eso de que te cuesta creer en las cosas que no entiendes?

—Pues sí, creo que cualquiera. Pero en ese caso me refería a las cosas técnicas, por ejemplo: por el tema del Petro, el tema con las criptomonedas es que más bien deberían de ser lo más abierto posible. Las criptomonedas son un software, y ese software desde el comienzo se hace como software libre, ¿por qué se hace así? Porque en el tema de las criptomonedas hay una parte de inversionistas y otra parte son los técnicos. Hay más de mil criptomonedas en el mundo (queremos hacer la nuestra más atractiva), y para que un inversionista pueda confiar en una de ellas una de las cosas que hace es acudir al técnico para saber si es confiable, lo que hace entonces es revisar el código fuente de esa criptomoneda, en qué está basada, pues generalmente no están programadas desde cero, sino desde una copia del código fuente de otra ya existente. Resulta que muchas de las críticas que los técnicos le están haciendo al Petro es que el código fuente no está disponible todavía en un depositorio público y eso puede causar dudas a pesar de que el Petro tiene una ventaja indiscutible, que es que está respaldada por bienes físicos, en este caso el petróleo de la faja petrolífera. Se necesita que la información sea lo más abierta posible, para que, si tu desconoces el tema, puedas consultar con un técnico que te oriente.

Es un tema a considerar tomando en cuenta que el bitcoin ahorita está en una especie de montaña rusa, subidas y bajadas. En cambio el Petro al estar respaldado por bienes físicos, no va a tener ese vaivén, esas subidas y bajadas.

¡Pero igual me sumé a la iniciativa!

—Y saliste sorprendido!

—Sí. Coloqué mil bolívares soberanos del bono de 2000, el año pasado en diciembre, en el Plan de Ahorro en Petro en el Sistema Patria. Con poca fe, lo admito, y cuando revisé, la redención anticipada fue de 1.667,92 Bolívares Soberanos.

—¿Qué esperas de la ANC?

—(Suspira) Todos estamos esperando algo, pero recuerda que en medio de esta crisis que tenemos muchas veces implora que los constituyentes estuvieran en la calle con uno ayudando a resolver los problemas pero, también hay que entender que la Asamblea Constituyente es un cuerpo legislativo, les corresponde la ejecución de las leyes, las aprueban pero el poder ejecutivo es quien activa a los entes, bien sea la Sundde quienes deberían ejecutar esas leyes.

El ejecutivo toma esas decisiones, publica los precios acordados, pero a la lista más reciente que se publicó hace un mes, nadie le paró, no hubo ni siquiera un precio que hayan respetado los empresarios. Creo nos falta un poco de interpelación a los ministros.

Por qué no se cumplen, por que a pesar de eso no hay sanciones contra los empresarios, y qué tenemos que hacer nosotros como pueblo? A veces se nos pide, al pueblo, que salgamos a formar peo al empresario pero hay ciertos límites. Esperamos orientación para el poder popular en este caso.

Creo que deberíamos aprovechar la ANC para destrabar algunas burocracias.

—¿Te quedas en Alba Ciudad?

—No creo que me quede, creo que no aguantaría otro cambio de ministro. Es empezar de cero en cuanto a resolver problemáticas se refiere. Uno quiere mucho al estado, a la radio, pero uno tiene que quererse a sí mismo.

Por cierto el ministro Villegas se ha preocupado por la emisora, eso es innegable. De hecho una de las cosas que pasó con él fue que como no se pudo resolver un problema de infraestructura que había en la sede anterior (Archivo General de la Nación), pues él ayudó e hizo que la radio se mudara a una nueva sede (Ministerio de Cultura).

En su blog escribe tajante que le preocupa el hecho de que a su salida, algún día todos se peleen por volver al Windows 10 en todas las computadoras y execrar “esa mierda de Linux”.

Luigino se muestra sincero en la palabra y el gesto, en una absoluta creencia de que no nos podemos quedar callados y fingir que nada pasa. Los que critican porque conocen bien la revolución no son enemigos de ella. “La critica busca reparar los problemas no tumbar la revolución”, dice.
__________
*Biografía Mínima

Nació en Caracas. Le apasiona la informática desde que tenía unos 14 años, a esa edad “un señor me regaló un pequeño computador que él había comprado en los años ochenta, de esos que se conectaban a un televisor y había que programar para que funcionara (un Sinclair ZX81), y me gustó muchísimo”. Sobre su inclinación política, sus padres fueron una gran influencia. “Eran personas de orígenes muy humildes, ambos emigrantes, inconformes con las injusticias y la desigualdad. Pero no eran militantes de izquierda. Tuve muchas otras influencias, compañeros de clase en el liceo cuyos padres sí eran de izquierda, así como varios profesores que se formaron en el Pedagógico y nos dieron clases en un momento tan conflictivo como lo fue la presidencia de CAP y la insurrección militar de Chávez”. Ingresó en la UCV y en 2006 se graduó en Computación, carrera que complementa con la comunicación popular en el terreno digital.

FRANCIS COVA | FOTOS JAVIER CAMPOS

Únase a la conversación