Convivir para vivir | Son muchas más sus capacidades

La exhibición más reciente la cumplieron en la cancha Brisas del Ávila, parroquia Altagracia

Hace unos cuatro años, Manuel Mendoza no puede precisar la fecha exacta, por iniciativa de Wilman Lucarelli comenzó a gestarse la creación de la Fundación de Lesionados Medulares de Venezuela, una organización que tiene como propósito principal la lucha por los derechos de las personas con movilidad reducida como son los casos de sus integrantes y muchos que aún no se han incorporado.

Lucarelli, fisioterapeuta, sociólogo y quien realizaba una maestría en Mecánica Deportiva, en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, cuando sufrió el accidente (atraco) que redujo su movilidad, sostiene que “ya había trabajado con personas con discapacidad (como fisioterapeuta), y representé al país. Antes del accidente iba a un campeonato suramericano, tenía hasta el pasaje. Cuando recuperé algo de condición y cordura decidí ayudar a ese grupo y hacer una fundación, demostrarle a la gente que aún en esa condición podían dar más, hacer deporte, cultura, pero como lo que yo manejaba era la parte deportiva abrí esa ventana” que ofrece la Fundación.

En la actualidad Wilman lleva a cabo una especialización en Educación para la Inclusión de Personas con Discapacidad.

Cada caso es una historia, la de Mendoza, técnico superior en Informática, comenzó cuando apenas contaba con siete años de edad, producto de un accidente de tránsito. A los 17 se interesó en la práctica deportiva en silla de ruedas y ahora con 57 se mantiene en la actividad como parte de la Fundación.

“Me enteré que había alguien con la inquietud de organizar a personas con movilidad reducida en torno al deporte, en el Centro de Rehabilitación del Hospital Miguel Pérez Carreño. A partir de allí retomamos la actividad de lo que es el semillero del deporte para personas con movilidad reducida en el Distrito Capital”, comenta Mendoza.

“Convoqué chicos que tenían mucho tiempo con discapacidad para que fueran el faro. Ellos eran los que podían hacer ver de forma más fidedigna los problemas y necesidades de las personas con movilidad reducida. Aproveché para juntar todas las variables: salud, deporte, estilo de vida saludable, condición laboral y psicológica de esos chicos y ya vamos a cumplir cuatro años”, recuerda Lucarelli.

Añade que logró “congregar a muchas personas en silla de ruedas que son profesionales, dándoles cursos de preparación incluso a árbitros.

Hemos conseguido muchas cosas pero todavía nos faltan otras”.

Desde entonces todos los miércoles, de tres a cinco de la tarde se reúnen en la cancha del Centro Nacional de Rehabilitación del Pérez Carreño para llevar a cabo sus prácticas y al mismo tiempo discutir sobre las invitaciones que les realizan para efectuar exhibiciones, como la que cumplieron el pasado sábado en la cancha Brisas del Ávila, en la parroquia Altagracia, con un cuadrangular.

Para Lucarelli la lucha por sus derechos incluye, con particular importancia, dirigir sus propios espacios, “aún siguen personas sin ningún tipo de discapacidad dirigiendo nuestros espacios, como organizaciones deportivas. Es justo que seamos nosotros, los que sí conocemos nuestras verdaderas necesidades”, un aspecto que considera parte de la inclusión.

La capacidad y tenacidad la ponen a prueba en el entornó en que se desenvuelven cotidianamente y en cada partido de baloncesto, en los que no permiten que personas del público los levanten cuando hay una caída, deben hacerlo ellos mismos o con ayuda de otros jugadores.

“Conseguí trabajo a través del deporte. Buscaban personal para dictar talleres a los operadores de seguridad del Metro de Caracas sobre como apoyar a las personas con discapacidad mientras permanecen en ese sistema de transporte. ¿Quiénes mejor que nosotros mismos para explicar cómo queremos que nos traten?”, se pregunta Manuel Mendoza.

__________

Hacia las selecciones

> Los integrantes de la Fundación de Lesionados Medulares de Venezuela esperan ser tomados en cuenta cuando corresponda conformar las selecciones nacionales de baloncesto en silla de ruedas.
> Manuel Mendoza, miembro de la Fundación, vivió un tiempo en Barinas: “Allá hay un Centro de Rehabilitación Bolívar y Martí. Me uní a ellos y comenzamos una asociación y Liga Andina de Baloncesto en Silla de Ruedas que integran los estados Barinas, Trujillo, Mérida y Táchira.
> “La idea de nosotros es mostrarles, a los que tienen alguna capacidad reducida, que a través del deporte se pueden hacer muchas cosas, nos ofrece muchas posibilidades”, argumenta Mendoza.

Ciudad CCS / Juan Cermeño / Foto Vladimir Méndez

Únase a la conversación