Petros y salarios parecen incompatibles

Luego del reciente aumento salarial efectuado el pasado 10 de enero, que colocó el salario mínimo en 450 mil bolívares incluyendo el bono alimentación, en un recorrido por el centro histórico de nuestra ciudad capital nos adentramos en algunos comercios para verificar el impacto sobre los precios para el día jueves 16.

El incremento salarial fue segmentado en 100 mil bolívares sobre el salario básico, monto que se encontraba en 150 mil bolívares y pasó a 250 mil bolívares, más 50 mil bolívares sobre el bono alimentación que se encontraba en 150 mil bolívares y ahora se remonta a 200 mil bolívares, aunque la ley destaca sobre el ticket de alimentación, que debe alcanzar para adquirir una comida diaria.

Cuando abordamos a Simón Urquiola, un ciudadano habitante de la parroquia Caricuao, y preguntamos su opinión sobre la relación que guarda el incremento salarial frente a los actuales precios en los diferentes rubros alimenticios, destacó que «es una masacre contra el pueblo, pareciera un castigo porque decidimos votar por la revolución… se supone que nosotros cobramos medio petro, pero la verdad no cobramos medio petro y además no tenemos protección».

«Tenemos una caja que llega chucuta a la comunidad pero si compramos el salado no tenemos para el pasaje. Si no buscamos sustentar nuestros ingresos en dólares, cómo vivimos», agregó Urquiola.

De igual forma, pudimos notar con cierta curiosidad que en el casco histórico de nuestra ciudad ya hay comercios que han cambiado sus «habladores» y colocan los precios en dólares.

Por su parte, el ciudadano Wilfredo Castro, habitante de la parroquia Sarría, señaló que «el aumento de sueldo debe ser algo estudiado respecto a la realidad, los encargados de estos ajustes deben estar pateando calle y ver la realidad de lo que esta pasando».

«Yo les haría una pregunta: ¿será que ellos podrían sobrevivir con estos sueldos? porque ya un kilo de queso cuesta 210 mil bolívares y un pan campesino te cuesta 50 mil», dijo.

«El petro hoy, según el Banco de Venezuela, tiene un valor de 4 millones 229 mil bolívares, es decir, que nosotros deberíamos estar cobrando la mitad de esa cantidad, o según el costo del petro de acuerdo al presupuesto de la nación», finalizó Castro.

En tal sentido, el joven comerciante Roberto Martínez reflexionó sobre las alternativas que debe buscar el Gobierno nacional, para hacer el seguimiento riguroso a los comercios, en función de neutralizar la especulación que sigue «comiéndose todo el sueldo de la gente, sin que nadie les diga nada», por lo que considera que se trata de «una burla al pueblo».

«No sirve de mucho ese aumento para la sociedad que tenemos ahora mismo, es el venezolano de a pie el que está sufriendo el costo de la vida porque la gente se esta manejando es con dólares», acotó Martínez.

Con esas impresiones del pueblo que hace vida en torno al casco histórico de la ciudad capital, y que demanda mayor atención del poder constituido, se desarrolla el ejercicio diario de la oferta y la demanda, en un año que recibe sus primeros 20 días y cuya dinámica hace parecer más distante las recientes navidades y la despedida del 2019.

Ciudad CCS / Gustavo Vargas

Únase a la conversación