La Abuela Kueka inicia retorno a la Patria

La piedra Kueka, madre sagrada del pueblo pemón, fue retirada este martes del Parque Metropolitano Tiergarten, en Berlín, Alemania, donde permaneció ilegalmente desde 1998, y ya está en camino hacia Venezuela, será retornada a Santa Cruz de Mapaurí, en el estado Bolìvar.

Así lo dio conocer el ministro para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza a través de su cuenta en la red social Twitter, donde difundió imágenes y video de las labores de desinstalación de la roca.

 

Historia de un saqueo

La abuela Kueka, una roca de jaspe de más de 30 toneladas, fue extraída de su lugar natural durante el último gobierno de Rafael Caldera por el artista y comerciante alemán Wolfgang Kraker von Schwarzenfeld para formar parte de la exposición Global Stone. La acción contravenía la regulación sobre el parque nacional Canaima como Área Bajo Régimen de Administración Especial.

El robo fue denunciado por el pueblo pemón, pero la denuncia no tuvo eco en las autoridades. Por el contrario, el entonces ministro de Ambiente, Héctor Hernández Mujica, agilizó los trámites para que la roca pudiera salir del país de forma expedita.

Una vez en Alemania, la piedra fue tallada y puesta en exhibición, contraviniendo totalmente la tradición y prerrogativas de sus legítimos dueños.

Desde la llegada del Comandante Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela en 1999 se realizaron trámites legales y diplomáticos para la recuperación de la piedra, en virtud de considerarla Bien de Interés Cultural.

En 2018, 12 chamanes del pemones viajaron a Berlín a realizar un ritual de sanación en la roca, decretando así su pronto retorno, que finalmente se concretó este lunes 20 de enero.

Matriarca de los pemones

La piedra Kueka protagoniza una historia de amor ancestral que da vida a la cosmovisión del pueblo pemón. Es una de las piezas de un dúo: la abuela y el abuelo Kueka, la matriarca y el patriarca de esta comunidad. El relato cuenta que se trataba de un amor prohibido que por su persistencia condenó a la pareja a ser convertida en piedra.

Los pemones le achacan diversas tragedias como el deslave de Vargas a la separación de las rocas, y consideran que el equilibrio en la naturaleza no va a ser nuevamente alcanzado hasta que la piedra esté en su lugar natural de reposo.

Con el retorno de la Abuela Kueka se cierra con éxito uno de los capítulos más sonados de tráfico de bienes culturales de la historia contemporánea de Venezuela.

Ciudad CCS / AVN

Únase a la conversación