Poesía viva y latente en la Filven 2019

El poeta Luis Alberto Crespo es el homenajeado, y nos sumerge en prosas vivenciales en torno a la literatura

Desde su primera edición en el 2005, la Feria Internacional del Libro de Venezuela (Filven) ha rendido homenaje a diferentes escritores y grandes personalidades con trayectoria significativa dentro del quehacer editorial, tal es el caso de Ramón Palomares, Víctor Valera Mora, Francisco de Miranda, Ana Enriqueta Terán, Hugo Chávez, Alberto Rodríguez Carucci, entre otros. En esta oportunidad, el homenajeado será el poeta y escritor Luis Alberto Crespo, oriundo de aquellas tierras áridas, espacios espinosos, el despertar del balar de los chivos, así define él mismo a Carora, estado Lara, lugar que lo vio nacer. Su pasión por el dibujo, la pintura, la escritura, el periodismo y, fundamentalmente la poesía, trascendió desde su infancia. Tuvo una niñez sumergida en las sombras de una biblioteca, su padre era periodista y en un entorno que ayudó a descubrir que la poesía era el devenir ancestral que lo acompañará hasta el último suspiro.

Así mismo se pregunta: ¿Por qué yo, como homenajeado?, la respuesta es evidente dentro de su convicción de ser lo que es; un poeta cuyo horizonte forja elementos de su vida y formación. Rendir tributo a Crespo es mezclar la literatura con sus andanzas. Para él es un privilegio hurgar entre los recuerdos y extraer, sencillamente, su humildad y dedicación a la hora de escribir, bien sea un poema o, simplemente, realizar un dibujo. Más allá de reconocerse como escritor, ha tenido una trayectoria muy notoria dentro del nicho literario, al pasearnos por su vida nos damos cuenta de que por esa razón recibirá tan merecido tributo en el marco de la Filven 2019.

Crespo acierta acerca de la importancia de la poesía como medio literario: “Este rol se ha convertido en cierta destreza que me califica. Así como existe un carpintero, un electricista, es evidente que es un don poseer ciertas inclinaciones hacia las artes, yo escribo poesía porque leo poesía. La poesía es una de las expresiones estelares de la nostalgia, es regresar y recordar los orígenes de algo, aspiración a la pureza, a la plenitud, al compromiso de lo que tú haces como poeta al ser humano con lo que piensas y haces a través de lo inmediato, puede ser un pueblo, una casa, la religión, algo que nos interese infinitamente, soy amor por la palabra, por el recuerdo, por la memoria, por ciertas bellezas que posee la palabra, por detener lo que desaparece, por detener el olvido mediante la escritura. Yo soy un poeta que se ocupa de rescatar esas nostalgias que circulan en la memoria del ser humano y que tienen que ver mucho con un lugar y con un paisaje: así es el lugar de donde vengo, lleno de espinas, clima árido. Busco en esa región la realidad de un universo. Siempre me ha interesado una frase del poeta Robert Desnos, cuando le preguntaron: ¿Por qué escribe usted poesía? , ante lo cual responde: “Para encontrarme con alguien”.

El poeta Vicente Gerbasi se convirtió en un baluarte para su inspiración, recoge fragmentos de Penumbra Secreta: “Encontré la desdicha al amanecer, en un caballo que sangraba con la cabeza un poco caída en la yerba, y el llanto de mi hermana de dos años que había sido operada en el vientre”.

Sus obras forman parte de su homenaje en la 15° edición de la Filven 2019. Crespo publicó, en 1968, su primer libro Si el verano es dilatado, y de ahí se convierte en uno de los poetas y periodistas más respetados de Venezuela. Costumbres de Sequía (1976), Resolana (1980), Entreabiertos (1984), Sentimentales (1990), Duro (1995), La íntima Desmesura (2003) y otros títulos de una vasta obra literaria. El también traductor y ensayista publicó, en 2006, El país ausente, un texto proveniente de sus crónicas periodísticas, cuyos contenidos giran en torno a la cercanía de Crespo con su país. Como parte de la Campaña Nacional de Promoción de Lectura, el Cenal incluyó poemas de Luis Alberto Crespo en su serie Poesía para niñas y niños (2014). Es Premio Nacional de Literatura 2008-2010 y fue elegido por la Fundación Editorial

El perro y la rana como Autor del mes, durante abril de 2019, a fin de dar a conocer su prolífica obra.

En su haber tuvo a su cargo la dirección del Papel Literario del diario El Nacional y se desempeñó como presidente de la Casa Nacional de las Letras Andrés Bello; también fue representante de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y, actualmente, es presidente de la Fundación Biblioteca Ayacucho.

Escribir para vivir, leer es vivir

Del 7 al 17 de noviembre empezará la ruta literaria más importante de Venezuela en el Casco Central de Caracas, infinidades de entes editoriales se darán cita para convertir la lectura en un espacio de debate, diálogo, diversión y creatividad. Nos aclara que en tiempos de guerra económica, y que en algunos países de Latinoamérica se vive una situación de precariedad política por una derecha malintencionada, esa es la razón por la cual Venezuela se llena de júbilo al inaugurar esta fiesta literaria que traspasa la frontera.

Entre otros detalles, Crespo nos adelanta lo que vendrá dentro de la Filven 2019, para la ocasión se lanzará y bautizará su obra Aquello puro (2019) y, además, Monte Ávila Editores Latinoamericana reeditará Resolana (1980), Costumbre de sequía (1976), Entreabierto (1984) y La misma vez (2013).

Su obra será motivo de encuentros y reflexión en la sala Andrés Eloy Blanco del Concejo Municipal de Caracas, entre las 4:00 pm y las 6:00 pm, en el ciclo Aquello puro, con la presencia de invitados como Juan Calzadilla, Gustavo Pereira, Antonio Trujillo, Adrián Arias, Celsa Acosta, Laura Antillano, Antonio Urdaneta, Edgar Páez, Miguel Márquez, Pedro Ruiz, Freddy Ñáñez, Wafi Salih, Ernesto Román Orozco, Oswaldo Flores, Beira Lisboa, Alexis Fernández, Ana María Oviedo, William Osuna, Gabriel Jiménez Emán, Gonzalo Ramírez, Jorge Romero y Enrique Hernández De Jesús.

El público también podrá disfrutar de la proyección de los documentales sobre el escritor homenajeado en las pantallas de la Feria y en la Cinemateca Nacional, entre ellos El desierto interior de Luis Alberto Crespo y Falso retrato de Luis Alberto Crespo, de Jacobo Penso.

Ciudad CCS / José Antonio Valero / Foto Jacobo Méndez

Únase a la conversación