Román Chalbaud: Una revolución siempre es algo muy difícil

Al estelar director de cine y dramaturgo, se le ve satisfecho y feliz

Se reconoce como un hombre de cine y teatro y valora el importante papel de la mujer venezolana en la actualidad

El maestro nos recibe en su amplio y cómodo hogar artillado de libros y películas. El cine y el teatro siguen siendo los oficios que lo ocupan. De entrada nos anuncia la entrega en próximos meses de su más reciente obra teatral: “Espíritus animales” y la reedición, en cine, de aquella obra que fue de teatro: “Muñequita Linda”, de Luis Britto García, antes llamada “La Múcura está en el suelo”. Lo dice con orgullo en el comedor de su hogar cuya antesala está atestada de bonitos ángeles de pared. Nos recibe con amabilidad y con agrado.

– ¿Cuál es la mayor satisfacción de su vida?

–Vivir. Estar vivo y gozando de buena salud, y haciendo y trabajando en lo que a mí me gusta.

Estoy terminando una nueva obra de teatro: “Espíritus animales”. Tengo como tres años escribiéndola y la he trabajado mucho, creo que dentro de dos meses estará lista. Yo no la voy a montar porque tengo la idea de hacer “Muñequita Linda” en cine. Y estoy abocado a eso, estoy buscando los presupuestos. No es fácil.

–Cuál es el planteamiento de “Muñequina linda”, la película?

–Es una obra de Luis Britto García. Él la escribió hace mucho tiempo y fue él quien me la recordó.

Se llamaba “La Múcura está en el suelo”. Pasa en la época de Pérez Jiménez, a mí me gustó mucho la obra y le dije que esto se tiene que llamar “Muñequita linda” porque la obra de teatro, como la película, va a estar llena de canciones de esa época, “La Múcura está en el suelo”, “Muñequita linda”, como siete o diez canciones que estaban de moda en esos tiempos pero siguen sonando muy bien a los oídos. Bueno ese es el proyecto en el cual estoy trabajando y creo que ya la estoy terminando. Inclusive el estreno de la obra teatral la tengo grabada. La grabó Radio Caracas TV con 3 cámaras. Era con Aura Rivas, Francis Rueda, Antonieta Colón…

–¿Se ha planteado alguna obra de la Venezuela en Revolución?

–Sí, pero antes quiero desarrollar la de los “Espíritus animales”.

–¿Cuáles son los valores morales y éticos de Román Chalbaud?

–Bueno… tengo muchos. El primero, la fidelidad a la familia, a los amigos. El amor a la gente, el amor al país y, sobre todo, al arte. Cuando yo tenía 7 años nos vinimos de Mérida a Caracas en un autobús ARC que duraba cuatro días y cuatro noches, viajamos mi bisabuela Pepa, mi abuela Elvia, y mi mamá embarazada de mi hermana, porque mi papá nos había abandonado y se había ido para Maracaibo. Ella, mi abuela Elvia, y de eso hablo un poco en “Espíritus Animales”, agradezco a ella, que me llevo a ver “Tiempos Modernos” en Mérida y no solo eso, ella leía y yo le quitaba los libros de la mesa de noche; ella leía al acostarse, cosa que yo también hago, aunque sean 30 páginas leo, que es bastante, antes de quedarme dormido. Y eso es algo que no olvidaré nunca y gracias a ella, mi abuela Elvia Hortensia Godoy de Quintero, creo que soy quien soy. Porque ella me llevó al cine a ver “Tiempos Modernos” y eso jamás se me olvidará a mí. Y los libros que ella tenía yo se los quitaba.

– ¿Qué libros eran?

–Miguel Strogoff, “Ana Karenina”, “Doña Bárbara”, “Cien años de Soledad”… Esos fueron los primeros libros que yo leí.

– ¿Qué otro valor cultiva?

–El ser correcto, decir siempre la verdad. Mi familia fue realmente maravillosa.

–¿Cómo ve la Revolución Bolivariana?

–Una revolución siempre es algo muy difícil, pero yo estoy muy contento con cosas que se están logrando y haciendo y la apoyo, por supuesto.

–¿Alguna crítica?

–Siempre hay críticas. Hay cosas que no resultan o que no se hacen bien, pero no es una crítica para acabar con ella sino más bien para ayudarla. Yo pienso que se está haciendo una labor muy importante en muchas áreas, entre ellas la cultura.

– ¿Qué necesitamos hacer los venezolanos para convivir mejor?

–Amarnos más, amar al país, ser fieles, tratar de ser mejor cada día.

– ¿Qué libro está leyendo ahorita?

–A veces releo, he estado releyendo a Balzac, tengo una colección maravillosa. El mes pasado estaba releyendo a Émile Zola, voy revisando mis libros. Para nutrirme y aprender.

– ¿Cuál es la evaluación que usted hace de la dramaturgia actual?

–Lo que me ha gustado mucho en viajes que he hecho es ver que están apareciendo mujeres cineastas, mujeres escritoras de teatro. Que al principio no había muchas y ahora han aparecido mujeres actrices, escritoras y directoras de cine, de teatro y eso me ha gustado muchísimo.

– ¿Qué opina del actual sistema de valores de los venezolanos y las venezolanas?

–Bueno, como en todas partes hay fallas, pero pienso que en ese sentido se ha avanzado bastante.

– ¿Por ejemplo?

–El ser se siente más integrado a lo que está pasando. Y eso es muy importante. Y se está integrando a la juventud y la presencia de la mujer es maravillosa. Yo fui para Ciudad Bolívar, para Maracaibo y observé que la mayoría eran mujeres.

– ¿Cuál es el peso de la TV en la Revolución Bolivariana?

–¡Ojalá la TV fuera como era antes! Había tres canales y en cada uno se transmitía una telenovela.

Fíjate el trabajo que había para técnicos, actores y escritores. Eso se ha perdido y al no haber los canales, se ha perdido trabajo. Es cierto que había muchas novelas malísimas pero se hacían otras que eran estupendas y menos mal que están grabadas. Y eso ya no es lo mismo que antes.

– ¿Usted haría una telenovela ahorita si se lo plantearan? ¿Cómo sería esa telenovela?

–Bueno. Como todas las que yo hice. Yo no haría una telenovela como “El Derecho de nacer”, por supuesto, pero nosotros mejoramos mucho la factura de las telenovelas, e inclusive, yo hice el Cuento Venezolano televisado que era toda la cuestística de Venezuela. Los mejores cuentistas.

Y todo eso yo lo hice en TV. Y estos programas ganaron muchísimos premios y estoy muy orgulloso de haberlo hecho.

– ¿Cómo retrataría a la Venezuela de la Revolución?

–Una revolución siempre es muy difícil. Todo en la vida es difícil para que salga bien. Pero la apoyaría.

– ¿Qué pasó con el auge del movimiento teatral de los años 70 u 80? Nuevo Grupo, Rajatabla, Grupo Máscara, etc.

–Una verdadera lástima que no haya seguido. Imagínate cuando inauguramos el Nuevo Grupo.

Fue algo maravilloso. Tuvo una trascendencia histórica maravillosa. Ese edificio lo habían hecho los Contreras para el Ballet. Me refiero al que quedaba enfrente de lo que fue el Nuevo Grupo y nosotros alquilamos ese edificio, muy caro, para hacer nuestras cosas allí y de pronto vimos enfrente una casita y cuando fuimos a inaugurar ese edificio que nosotros alquilamos para nuestras cosas se murió Alberto de Paz y Mateos y allí fue el velorio. Yo le puse al teatro su nombre. Y cuando vi la casa de enfrente decía “se alquila”; era muy cara, pero allí fundamos el Nuevo Grupo. José Cabrujas, Chocrón y yo fundamos lo fundamos allí en esa casa y allí empezó algo extraordinario en la historia de nuestro teatro.

–Usted junto con José Ignacio Cabrujas e Isaac Chocrón fueron llamados la Santísima Trinidad, ¿qué extraña de aquella época?

–Ese fue Lorenzo Batallán. Claro que los extraño pero quedan sus obras que son estupendas y yo dirigí la mayoría de ellas. Entonces esa es una parte de mi vida inolvidable.

-¿Cuál es la favorita de sus obras?

–Todas, porque si tú tienes varias hijas, las quieres a todas por igual.

–¿Qué opina de la mujer venezolana y su papel en la Revolución?

–Maravilloso. Ha dado pasos gigantescos, ha aparecido y ha luchado por la Revolución y por la cultura del país. Se han formado como directoras, escritoras, actrices. La presencia de la mujer ha sido muy importante y lo sigue siendo.

–¿Qué opina de la política comunicacional de la Revolución?

–Siempre hace falta más, pero está trabajando en eso y ha logrado grandes pasos de avance.

–¿Si usted hiciera una película de la Revolución cómo la haría?¿Cómo retrataría la Revolución venezolana?

–Estoy trabajando en ello, cuando termine de escribir la obra teatral los “Espíritus Animales”, verás que allí se refleja el país actual.

–¿Qué mensaje le deja a los jóvenes cineastas?

–Leer y escribir mucho. Que vean mucho cine. Estudiar.

–Maestro ¿qué le gustaría decir que nunca le hayan preguntado? (Risas).

–Que seguiré trabajando hasta el último respiro de mi vida, que amo profundamente a mi país, que amo al teatro, que amo al cine, que amo la televisión, que es una lástima que ya no existan aquellos tres canales que le daban trabajo a tanta gente, los programas tan buenos que se hacían y todo eso debería renacer.

Al finalizar la entrevista el maestro Chalbaud nos paseó por su apartamento cuya verdadera dueña es la perra Cloe. Nos mostró su biblioteca y su videoteca con por los menos unos 900 a mil títulos.

Nos mostró también la selección de películas de cine alusivas a la obra de William Shakespeare que será proyectada en el actual ciclo de cine de la Cinemateca Nacional.

Ciudad CCS / Teresa Ovalles M / Foto Bernardo Suárez

Únase a la conversación