Con ruta turística se goza en San Agustín

El objetivo es dar a conocer la cultura parroquial en toda su expresión y dejar a un lado los viejos mitos con que...

 

San Agustín, considerada como la parroquia musical de Caracas, cuna de destacados compositores de la salsa, realiza, desde hace dos años, un recorrido turístico y cultural denominado Cumbe Tours, una ruta que llena de colorido y pinceladas de música a todos los que asisten. Reinaldo Mijares, organizador y productor de este importante evento, describe con alegría que la misma es un proyecto nacido desde la necesidad de visualizar a San Agustín como un territorio de paz, rompiendo el paradigma o cliché que lo refería como uno de los sectores más violentos de la ciudad capital. En este sentido, algunos organizadores culturales deciden hacer un recorrido en diferentes calles de la parroquia, llevando la cultura como arma y las costumbres como bandera.

“El Cumbe Tours es una propuesta de turismo cultural apoyada principalmente por el Gabinete de Cultura de la Parroquia San Agustín, es parte del Proyecto 100%, tenemos la necesidad de mostrar a nuestra parroquia en su gastronomía, su identidad musical, la humildad, su gentilicio, el rol de los vecinos talentosos y trabajadores, la gente de San Agustín es gente alegre. Es netamente autogestionada, una propuesta productiva que, además, cuenta con el apoyo del transporte del Teatro Teresa Carreño, no dependemos de ninguna institución pública o privada”.

Mijares explica, a su vez, que este recorrido lleva desde su primera edición una gran cantidad de críticas positivas, lo que conduce a seguir realizándose cada 15 días y todos los meses del año, dando como resultado dejar atrás los mitos, y hace un llamado a seguir disfrutando, junto a los parroquianos, esta gran fiesta que seguirá latente por mucho más tiempo.

“Hay que estar presente y vivir en carne propia la empatía y la energía que se transmite en este recorrido, aquí vienen muchas personas de clase media caraqueña, gente que nunca cruza los límites de la plaza Venezuela o Chacaíto (zonas que se consideran los límites de lo seguro en Caracas)”, afirma Mijares. “Se quedan locos al ver cómo un barrio se organiza a través del turismo y muestra todas sus potencialidades, sus bondades y sus rincones más bonitos. No se lo imaginaban antes de venir y con ello estamos logrando que vean la otra cara de la moneda”, agregó.

Una historia entre cumbes, salsa, cultura y un venidero cumpleaños

Cuando se habla de San Agustín, cada quien imagina una rumba salsera y parrandera; están en lo cierto, ya que desde la historia, y en la época colonial, pasó de ser la Hacienda La Yerbera a lo que hoy se conoce como San Agustín que, a medida del tiempo, se ha transformado al adoptar culturalmente costumbres de otros gentilicios de zonas aledañas a Caracas, como Vargas y Miranda. Por esa razón, en 1936 es fundada como parroquia que, desde allí, es conocida como el barrio cultural de la ciudad, y presume su identidad única debido a sus orígenes y su mestizaje. No solo la música identifica la caraqueñidad de esta zona cultural, también la danza, los bailes y folclor hacen su trabajo para formalizar así la alegría entre vecinos y allegados.

Mijares también se enfoca en la importancia de saber lo que es un “cumbe”, el cual define como el término utilizado en Venezuela para denominar a las zonas donde, en tiempos de la Colonia, los negros que habían conseguido escapar de las haciendas donde trabajaban como esclavos vivían como hombres libres. Es decir; el Cumbe Tour nos hace libres, y ello, como en otras ediciones en el recorrido, se disfruta mediante la degustación de dulcería criolla barloventeña, bailes y salsa. Reinaldo invita para el próximo 7 de diciembre a celebrar el cumpleaños número 83 de la parroquia San Agustín, donde, a partir de las 3:00 pm, se contará con varias agrupaciones de salsa, gaitas y parrandas, para el disfrute de todos.

Al ritmo del son, así se recorrió

1 Un bus repleto de sorpresas. Al iniciar el Cumbe Tours, salimos en autobús desde el Teatro Teresa Carreño, unos músicos abordaron la unidad con cantos y parrandas que a todos nos tomó por sorpresa, hasta llegar a la estación del Metrocable.

2 Con parrandas llegamos a San Agustín. Siempre al ritmo de las parrandas y cantos ¡llegamos! La bienvenida estuvo a cargo de los niños estudiantes de percusión, que pusieron a bailar a todos al sonido del tambor. El cronista Emilio nos echó el cuento de la fundación de la parroquia San Agustín, y luego degustamos unos exquisitos buñuelos de yuca bañados en papelón.

3 Entre guaguancó y cocuy. Visitamos en Club All Star Madera, entre el son de la salsa en una amena demostración de lo que era la cuna de los Madera (familia musical y popular de la parroquia), catamos una variedad de cocuy artesanal a base de jengibre y helado de guayaba con cocuy.

4 Las suculentas empanadas de Marisela. Sigue la algarabía, y en el trayecto nos topamos con el sabor, son las deliciosas empanadas de la señora Marisela, con ese sentir oriental que la caracteriza, las de cazón y pepitonas fueron una explosión.

5 Alameda, un teatro y una historia. Luego de caminar, degustar y, entre otras sorpresas, llegamos a otro punto de encuentro clave, el Teatro Alameda. Histórico espacio donde brillaron distintas personalidades de la salsa y el bolero, inaugurado en 1943. En este espacio se degustó la dulcería criolla de Barlovento: la “Cafunga” y un delicioso “Besito de coco” que inundó de sabor.

6 En la “Tasquita” se baila salsa. Finalmente, entre los acordes de la salsa y otros géneros, nos adentramos en este local, lugar de encuentro, esparcimiento y diversión para los parroquianos y visitantes. Pudimos disfrutar de una cerveza y bailar al son caribeño.

Ciudad CCS / José Antonio Valero / Foto Jacobo Méndez / Javier Campos

Únase a la conversación