Talentos emergentes siguen cautivando a Caracas

El Festival Portavoz 2019 se traslada a cada rincón de las 22 parroquias caraqueñas para continuar su captación de capacidades artísticas

El Festival Portavoz, talento emergente, en su 2ª edición, continúa convocando capacidades artísticas, desde el primer cuatrimestre del año, con la finalidad de demostrar ese potencial que se concentra en los jóvenes.
Esta actividad es un llamado a todos los talentos existentes en la ciudad; donde el canto, la danza, la poesía, el teatro y el dibujo (arista recién incorporada en esta nueva edición), hacen su debut en esta ruta, alcanzando un apogeo en todas las ramas del arte.

Edward Valera, presidente del Instituto Municipal para la Juventud de Caracas, junto a su equipo, han estado impulsando este festival con uno de los preceptos principales de la gestión de la Alcaldía del Municipio Bolivariano Libertador: el incentivo a la creación artística.

“Trabajamos en conjunto para potenciar el incentivo artístico que yace en la ciudad. Apoyamos a los jóvenes para que desarrollen su talento, desde el aporte económico, formativo y divulgativo” afirmó Valera, quien, además, muy orgulloso, cuenta que esta 2ª edición culminará su primera fase con actividades especiales, justamente en la Semana de Bolívar a Chávez, en el mes de julio.

Esta trayectoria ha logrado acumular 295 jóvenes participantes, 187 números, solos o puestas en escena, y un total de 4.760 chamos impactados.

Portavoz hace un año

En su 1ª edición (2018) la participación fue amplia, lo cual impulsó al Instituto de la Juventud a continuar su recorrido en zonas aledañas a la ciudad y para todas las edades, porque también el talento del adulto mayor sobresalió en las parroquias, tomando un espacio para ellos.

En los géneros de voz, actuación, manejo de instrumento y danza, se destacaron 10 jóvenes, quienes tuvieron su debut en el Festival Suena Caracas, y formaron parte de la etapa final que cerró en las instalaciones del Teatro Nacional.
Por otro lado, el comité de este festival, durante los meses de julio, agosto y septiembre, no se quedó quieto y se extendió hasta las comunidades donde más “diamantes en bruto” sobresalieron. Este proyecto busca la inclusión social y se “encarama” hasta lo más alto del barrio, en esa búsqueda de participantes.

El atractivo urbano

Es fácil evidenciar que el género “urbano” no sólo ha tomado y reinado en las plataformas digitales, sino también en la aceptación del público que forma parte del recorrido de selección de talentos en las 22 parroquias, tanto en los liceos como en las comunidades.

Los potenciales artísticos que muestran estos chamos están en el canto, rap, danza; donde el breakdance, los movimientos robóticos y el twerking son parte de la euforia y los gritos de la audiencia.
Y rompiendo más esquemas, Portavoz, a diferencia de otros festivales, tiene la cualidad de que el jurado no juzga a los seleccionados, sino, al contrario, los acompaña, forma y apoya para potenciarlos, (…) Es una fiesta comunitaria que muestra muchisímo talento”, resaltó Valera.

Cierre de la primera fase Portavoz

La continuidad de esta ruta de captación artística durante lo que queda del mes de junio, está en la reunión formativa y preparatoria “para lo que se les viene” a los adolescentes.

La invitación es para el día viernes 21 de junio en el Liceo Carlos Soublette, de la parroquia San Bernardino, centro educativo que recibirá con los brazos abiertos el talento de varios liceos participantes y los seleccionados en esta movida cultural.

Para más información, pueden visitar la cuenta del Festival Portavoz 2019 @FPortavoz en Twitter.

Ciudad CCS / Natasha Martínez
Fotografía: Javier Campos

Únase a la conversación