Una TIAR Bachelet

Earle Herrera

Hay coincidencias trágicas para los pueblos. Misia Bachelet refrita su informe contra Venezuela, justo cuando el emisario del autoproclamado en EEUU, Tarre, pide la activación del TIAR. A este ruego se sincronizan Rubio, la presencia en América de la representante de la UE, Federica Mogherini (otra obsesionada con Venezuela) y la presión del fanático Abrams para que Europa arrecie sus sanciones. El informe de Bachelet viene a ser la grasa de los cañones del TIAR -ella lo sabe-, la vaselina política y, en lo moral por repulsivo, su protector gástrico.

TIAR cual.


Únase a la conversación