Venezuela postulará tambores de San Juan como Patrimonio Cultural de la Humanidad

El ministro Villegas revisó el estatuto del expediente para la inclusión de la Palma Bendita para la preservación del patrimonio inmaterial, que se...

El ministro del Poder Popular para la Cultura, Ernesto Villegas, informó que Venezuela consignará este año ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) el expediente para elevar el Culto a San Juan Bautista, mejor conocido como Tambores de San Juan, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Tras su participación en una Convención de la Unesco, en la que denunció las amenazas de una intervención militar en el país, y el peligro que esta ocasionaría al Patrimonio Cultural de la nación, Villegas se reunió con Tim Curtis, secretario de la Convención de Patrimonio Cultural Inmaterial, a quien extendió la intención del Gobierno Nacional de postular los Tambores de San Juan.

También revisó el estatuto del expediente para la inclusión de la Palma Bendita (palmeros Chacao y La Asunción) en la lista de buenas prácticas de preservación del patrimonio inmaterial, que se discutirá a fin de año.

Se reunió, igualmente, con Lazare Eloundu, secretario de la Convención contra Tráfico Ilícito de Bienes Culturales, a quien reiteró la solicitud de apoyo de la Unesco para la repatriación de la Piedra Kueka. “Agradecí su profundo conocimiento y buena voluntad en torno a la legítima aspiración venezolana”, destacó Villegas.

Informó, asimismo, que la secretaria de la Convención para Diversidad Cultural, Danielle Cliche,  aceptó una propuesta de enviar expertos al país para dictar talleres sobre formulación y presentación de proyectos culturales ante el Fondo de la Diversidad Cultural de la organización.

Repique ancestral

El frenesí de los Tambores de San Juan marca las fiestas del 24 de junio de cada año, cuando se celebra el día de San Juan Bautista en las poblaciones de herencia africana en Venezuela. Fecha que cierra el ciclo de sequía en el país con las fiestas tradicionales venezolanas, cuando se recoge la mejor cosecha de cacao del año, luego del solsticio de verano. El arraigo de esta tradición se mantiene en las poblaciones de varios estados. como Miranda (Barlovento, Cúpira y Río Chico), Vargas (Naiguatá), Aragua (Cata y Curiepe), Carabobo, Guárico (San Juan de Los Morros) y Yaracuy; las características de su veneración varían según la localidad, pero el elemento de cohesión son los repiques de tambor.

El día 23 de junio, las calles de los pueblos se adornan con coloridos altares en honor a San Juan; quien es recibido con repiques de tambores el 24, mientras entonan el verso ¡San Juan to’ lo tiene! ¡San Juan to’ lo da!… Los actos inician con una solemne misa ante la imagen del Bautista, seguida con procesión. La algarabía inunda el pueblo con el ritmo de los tambores, mientras los participantes agitan un pañuelo de color rojo.

Al final del día, el Santo es regresado a la iglesia en lo que se conoce como el Encierro de San Juan, y continúa la celebración hasta el amanecer del 25. Este día es de tristeza, pues se han despedido de su protector; la fiesta se extiende hasta el 26 con “el Robo del Santo”, cuando la imagen es sacada del templo para devolverla en la noche.

Seis son los golpes de Tambores de San Juan, y responden a cada etapa de la celebración: Golpes de tambor de tipo responsorial, en los que un solista canta seguido del coro; Sangueo, canto ceremonial para la procesión; Malembe, variante procesión al lento con acompañamiento de tambores culo e’puya, durante el Encierro del Santo; Cantos de sirena, a capella, como preludio a la celebración; Golpiao, ritmo acelerado que sigue al Sangueo; y Corrío, golpe de mayor rapidez e intensidad, que sigue al Golpiao.

Ciudad CCS

Únase a la conversación