Venezuela quiere mantener cooperación con Oficina de Alta Comisionada para DDHH

Aplicar el TIAR contra Venezuela significa una amenaza contra la soberanía nacional y lo que se pide es respeto a la soberanía

Jorge Arreaza, Canciller de la República, confirmó este viernes 13 de septiembre que el país tiene la mayor disponibilidad para mantener la colaboración técnica con la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, dirigida por Michelle Bachelet, y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filipo Grandi, con principios de respeto a la soberanía y la Constitución nacional.

En Ginebra, Suiza, sede del Concejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas en su 42° Periodo de Sesiones, expreso Arreaza: “Conversamos sobre la situación de asedio y de ataque a Venezuela. El pasado 5 de agosto se impusieron nuevas medidas coercitivas unilaterales; ningún país tiene la facultad para sancionar a otra nación y tampoco grupos de países”.

Por otra parte expuso como inhumanas las acciones de la administración del mandatario norteamericano, Donald Trump, quien aspira generar un descontento en el pueblo de Bolívar con la finalidad de lograr una intervención violenta.

Respecto a la campaña #NoMásTrump, jornada de recolección de firmas que ha tenido un rotundo respaldo de los pueblos del mundo, manifestó que será entregada al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, con el objetivo de expresar también su apoyo al Gobierno de Cuba, afectada por más de 60 años por un bloqueo que según ha dicho en este escenario, ha causado pérdidas por cerca de un billón de dólares.

El canciller enfatizó “es una campaña de sensibilización y en rechazo a la agresión a Venezuela pero que es extensible a la agresión que se mantiene en Irán, Corea, Siria, Palestina, Nicaragua y Cuba. Cualquier país que sea sujeto a medidas coercitivas unilaterales tiene derecho que cese la agresión y que se respeten las normas del derecho internacional”.

También acotó que el pueblo venezolano está dispuesto a defender la Patria de cualquier amenaza, asegurando que el Gobierno de Colombia conspira junto a la misma oposición venezolana para violentar la nación bolivariana.

“¡No aceptaremos intromisión de nadie! ¿Cooperación? ¡Bienvenida! pero no aceptaremos imposición”, enfatizó el canciller Arreaza.

Ha sido una persecución con especial resentimiento

Al país se le han aplicado al menos 20 rondas de medidas coercitivas unilaterales desde el año 2017. Estas acciones han sido tomadas hacia personas en específicas y las más graves hacia empresas y activos del Estado, dejando clara la persecución tan perversa.

“Todo eso está negado para el país, pudiésemos repatriar nuestros dividendos de la empresa Citgo, pero desde 2016 esos recursos no podemos repatriarlos a Venezuela”, agregó el jefe de la diplomacia criolla.

Hay expertos como Mark Weisbrot y Jeffrey Sachs que plantean que entre finales de 2017, cuando empezó la primera ronda de sanciones contra Venezuela, y diciembre de 2018 se registraron 40 mil muertos, porque los primeros meses no pudimos importar los medicamentos para tratamientos para VIH, kits de diálisis, vacunas, entre otros”.

Para la importación de vacunas a finales de 2018 se acordó con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) el apoyo técnico, no obstante, esta instancia multilateral tuvo que hacer lobby ante la OFAC (Oficina de Control de Activo de Estados Unidos) para abrir una cuenta para que Venezuela pudiera depositar allí los recursos para importar estos medicamentos.

“Se abrió la cuenta, depositamos los recursos en 2018 y cerraron la cuenta; tenemos 7 mil millones en la banca internacional, en efectivo y oro, sin poder moverlos por estas sanciones”, puntualizó.

De allí que el canciller venezolana remarcara la especial saña con que estas acciones unilaterales de coerción se aplican contra el pueblo venezolano.

El TIAR contra Venezuela es una operación ilegal

El intento de aplicar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) contra Venezuela significa una amenaza contra la soberanía nacional, por lo que «defenderemos nuestro territorio por todas las vías y todas las maneras».

«El TIAR no fue desempolvado, fue desenterrado por Estados Unidos. Estaba muerto, carece de sentido. Fue una operación ilegal y criminal con fines de agresión a Venezuela», «que se respete nuestra soberanía, nuestro sistema y podamos convivir, coexistir y hasta cooperar si fuera el caso».

«Es una decisión ilegal porque esos señores que se sientan detrás del cartel de Venezuela no tienen ninguna facultad legal para estar en la Organización de Estados Americanos (OEA)«, dijo Arreaza en referencia a la supuesta representación venezolana en ese foro.

El informe Bachelet

Los datos conseguidos en dicho documento provienen, en su mayoría, de personas que se encuentran fuera del país, a lo que agregó que fue «una copia del informe anterior».

«Nosotros queremos una cooperación digna y rigurosa donde puedan reconocer y aportar. No permitiremos amenazas».

Señaló que pese a que la comisión de este organismo multilateral estuvo varias semanas en Venezuela, los resultados no corresponden con el trabajo realizado.

«En las conclusiones del informe de la Alta Comisionada es poco riguroso, es errático, no cumple ningún tipo de rigor. Han utilizado este informe como herramienta de ataque contra Venezuela», enfatizó

«No utilizar solamente la información que sale en los medios de comunicación. Los datos correctos los tenemos y pueden obtenerlos, nosotros no manejamos estrategias de desinformación».

En este sentido, aseguró que los errores e inexactitudes de este texto no impedirán que el Gobierno nacional siga colaborando con la ONU para aliviar los efectos de las medidas coercitivas aplicadas por Estados Unidos contra el pueblo venezolano.

No obstante, resaltó que los países que integran las Naciones Unidas deben alzar su voz en contra de estas acciones injerencistas del gobierno norteamericano.

Ciudad CCS

Únase a la conversación