Yulimar se adueñó del trono en Mónaco

Con 14,96 y 14,98 metros derrotó a la colombiana Caterine Ibargüen por el reinado del salto triple

Desde 2016, la venezolana Yulimar Rojas mantiene una fuerte rivalidad con la colombiana Caterine Ibaragüen por el reinado mundial en la prueba de salto triple del atletismo femenino, cuyo dominio desde entonces se han alternado. No obstante, ayer, la criolla se instaló en el trono de la competencia realizada en el Principado de Mónaco, correspondiente a la programación de la Liga de Diamante, en la que intervienen las deportistas mejores posicionadas en el ránking.

En esta ocasión no fue con su segundo salto, como lo hizo en las dos oportunidades anteriores: Huelva (España) y Lausana (Suiza). Ayer en el estadio Luis II la venezolana dejó sus huellas a 14,96 metros en su tercer intento y a 14,98 en el cuarto, ambos insuperables para las otras diez participantes en esa válida de la Liga Diamante.

Con sus resultados de ayer, la criolla iguala la marca (14,98 m) que le aseguró medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro-2016 y supera la que la elevó (14,91 m) a lo más alto del podio en el Campeonato Mundial de Londres-2017, efectuado al aire libre.

Despegue insuperable

Previamente, la criolla había fallado (foul) el brinco con el que dio inicio a su participación en el Principado. 13,28 m dejó en el segundo intento y volvió a cometer faltas en el quinto y sexto, pero entonces su dominio de la prueba ya estaba consumado.

Los 14,96 de su tercer intento la sacaron del sótano de la clasificación en Mónaco, para luego consolidarse con los 14,98 del siguiente, inalcanzables para el resto de las oponentes y ante la impotencia de Ibargüen, que no pudo ni siquiera acortar la brecha para poner en peligro la victoria de la venezolana.

Precisamente, su rival más peligrosa, Caterine Ibargüen, quien con 14,89 metros había relegado a Rojas (14,82) al segundo lugar hace una semana en la válida de Lausana, ayer finalizó en el sexto peldaño, gracias a los 14,33 m que consiguió en su tercer intento.

En la segunda casilla de la prueba realizada este jueves se ubicó la cubana Liadagmis Povea, quien no pudo ir más allá de los 14,71 metros, a 27 centímetros del mejor salto de la campeona venezolana, lo que deja bien claro lo dominante que estuvo la caraqueña Rojas con su desempeño en la cita monegasca.

La jamaicana Shanieka Ricketts ocupó la tercera posición. Su mejor ejecución fue de 14,67 m, que tampoco representó riesgo para la victoria de Rojas, quien en Huelva, igualmente, se convirtió en la primera venezolana en lograr boleto para los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, Japón.

Yulimar mantiene la mejor marca de este año, con los 15,06 m que obtuvo el 20 de junio, cuando dio comienzo a su temporada de participaciones al aire libre en el Meeting Iberoamericano de Huelva, que también es récord para esa competencia, en su registro personal y del atletismo venezolano.
La de ayer fue la segunda participación de Yulimar esta temporada en la Liga Diamante, que reúne a las más destacadas en cada prueba, debido a que se estaba recuperando de una lesión.

Sus tres actuaciones desde junio dan cuenta de sus progresos, despertando también mucho optimismo con miras al campeonato Mundial de Catar, en pista descubierta, que se celebrará del 27 de septiembre al 6 de octubre de este año. Allí tratará de revalidad el título que logró hace dos años en Londres, donde derrotó a Ibargüen, impidiéndole obtener su tercer oro consecutivo. La colombiana había subido a lo más alto del podio en los torneos del orbe celebrados en Moscú-2013 (Rusia) y Pekín-2015 (Rusia).

Para arriba en el ranking

Tras su actuación en Mónaco, saltó un puesto en el ranking mundial, ahora es tercera. Allí es superada por Ibargüen y la jamaicana Ricketts.

También subió en la tabla de la Liga Diamante: es tercera con 15 puntos, solo por detrás de Ibargüen (19) y Ricketts (17), quienes han tomado parte en mayor número de válidas.

Yulimar Rojas es la deportista (incluyendo varones y mujeres) más sobresaliente del atletismo venezolano en toda su historia. Además de la metalla olímpica de plata, y del oro en el Mundial de Londres, también ganó dos ediciones de campeonatos mundial en pista cubierta, las celebradas en Portland-2017 (EE UU) y Birmingham-2018 (Reino Unido).

La venezolana será la carta principal de nuestro atletismo en los Juegos Panamericanos que tendrán comienzo el próximo 26 de julio en Lima, Perú, y que se prolongarán hasta el 11 de agosto. Allí, seguramente, volverá a encontrarse con la colombiana Ibargüen.

Ciudad Ccs/Juan Cermeño

Únase a la conversación